Comunión y Liberación, una propuesta de evangelización

cl(Francisco Otero) Años antes del Concilio Vaticano II y de sus consecuencias en la vida de la Iglesia, un joven profesor de la Facultad de Teología de Venegono (Italia), Luigi Giussani, dejó la docencia para crear un movimiento, Giuventù Studentesca (GS), con el objetivo de impulsar la presencia cristiana en el universo estudiantil. Lo que no sabía aquel sacerdote es que su iniciativa se vería respaldada más tarde por un concilio que renovaría a la Iglesia e impulsaría a los movimientos laicales. Fue en 1969, justo después de las revueltas estudiantiles, cuando lanza un grupo más maduro bajo el nombre de Comunión y Liberación (CL), en el que caben, además de estudiantes de últimos cursos de bachillerato y universidad, grupos de adultos.

Hoy, cuatro años después de la muerte del fundador y 27 del reconocimiento pontificio de aquella intuición, CL está presente en más de 70 países a través de sus más diversas obras. La más importante, la Fraternidad, cuenta con más de 100.000 miembros por todo el mundo, a los que hay que añadir los hombres y mujeres que pertenecen a Memores Domini (laicos entregados al servicio total a Dios con votos de obediencia, pobreza y castidad), los sacerdotes de la Fraternidad de los Misioneros de San Carlos Borromeo, las Hermanas de la Caridad de la Asunción y las 30.000 empresas que integran la Compañía de las Obras. También tiene revistas, editoriales, colegios y ONG.

Precisamente, en el funeral de Giussani en el Duomo de Milán, el cardenal Joseph Ratzinger, que ofició la ceremonia, narraba el viaje de un grupo de CL a Brasil en 1968, el descubrimiento de la pobreza que allí había y las tentaciones de los jóvenes de centrarse en las necesidades y cambiar aquellas situaciones extremas.

En un mensaje -se puede interpretar- dirigido a aquellos que apostaban por cambiar primero las estructuras, el hoy papa Benedicto XVI decía: “Monseñor Giussani, con su fe impertérrita e inquebrantable, supo que, incluso en esa situación, Cristo y el encuentro con Él siguen siendo lo fundamental, porque quien no da a Dios, no da casi nada”.

En aquella ocasión, Ratzinger decía que el movimiento había sido suscitado por el Espíritu Santo, “novedad que en realidad no es más que la vuelta a los orígenes”. De Giussani dijo que era “fiel servidor, fiel al Santo Padre y a sus obispos”.

Esta idea ya la había expresado el propio Giussani años atrás en una carta dirigida a Juan Pablo II por los 20 años de CL: “El movimiento, por tanto, ha querido y quiere indicar no ya un camino, sino el camino a la solución de este drama existencial. El camino es Cristo”.

cl-2El fundador confesó que, desde el primer momento en el Liceo de Berchet, de Milán, trató de mostrar a los chicos lo que le movía: no la volundad de convencerles de que tenía razón, sino el deseo de mostrarles el carácter razonable de la adhesión a la fe.

Hoy, CL cuenta con numerosos intelectuales, sobre todo en Italia y España, que deben cumplir la misión que ya empezaba a poner en práctica Giussani. Para ello, tiene profesionales en medios de comunicación y celebra encuentros anuales con el fin de suscitar debate y promover su visión del mundo, que incluye también una perspectiva política y económica propia.

Precisamente, en los últimos años, el movimiento ha iniciado una apertura hacia otras sensibilidades, incluso no cristianas y ateas, para debatir sobre los grandes temas de hoy: fe y razón, muy en la línea de lo que viene proponiendo Benedicto XVI en su pontificado.

Así, surgieron numerosas iniciativas para llevar esta propuesta a la práctica. La cita más destacada es el Meeting de Rímini, que desde 1980 se celebra la segunda quincena de julio en esa localidad italiana. Se trata de un festival de verano con encuentros, música y espectáculos. Según datos de CL, la media se encuentra en más de 700.000 visitantes.

Desde su primera edición se han sucedido eventos, exposiciones, representaciones teatrales y conciertos de alto nivel, además de contar con la presencia de personajes de primer nivel, como Juan Pablo II, la Madre Teresa de Calcuta, Walesa, Andreotti, Muti

Al inicio de una de las primeras ediciones, el entonces arzobispo de Nueva York, el cardenal O’Connor, afirmó que “CL ha llegado a ser uno de los movimientos más eficaces de la Iglesia”.

Deseo de apertura

cl-3En ese deseo de apertura, la cita de este año, que tendrá lugar del 23 al 29 de agosto, se ha presentado en ciudades de todo el mundo, entre ellas París, Washington, Río de Janeiro o Roma. En la capital italiana contó con la presencia del ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, quien señaló la importancia de la formación para la resolución de conflictos internacionales.

Entre los ponentes de este año destacan el cardenal de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco, y el actual presidente de CL, el español Julián Carrón. Además, el encuentro contará con los filósofos Remi Braque y Fabrice Hadjadj, este último judío convertido al cristianismo. Como representantes de otras culturas, participarán el presidente de la Casa Islámica de Milán, Asfa Mahmoud; el superviviente del campo de trabajo chino de Laogai, Harry Wu; y el miembro de la Fundación Family Homes Movement, que lucha contra la incorporación de niños a la guerra como soldados en Sierra Leona, Ernest Sesay.

Destacan también las exposiciones, una de carácter científico sobre Galileo y otra de pintura titulada De Constantino a San Pablo. El nacimiento de la basilica cristiana, que incluirá obras de, entre otros, Piero della Francesca.

En España, el Meeting de Rímini tiene su versión en el Encuentromadrid, que se celebra habitualmente un fin de semana de marzo. Este último año, se trató la nueva laicidad, uno de los leimotiv del pontificado de Benedicto XVI, y fue inaugurado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el presidente de la región de Lombardía, Roberto Formigioni. Aguirre, fuera de su círculo habitual, incluso citó al cardenal Scola, afín a CL, al asegurar que el Estado laico “no puede ser indiferente a los valores de la tradición nacional predominante”.

cl-4El programa incluyó más de 20 encuentros y mesas redondas, así como un espacio pensado para que colegios, asociaciones no lucrativas y empresas tuvieran la ocasión de contar su vida a los 15.000 participantes. En fin, un encuentro para empaparse de CL.

En la declaración de intenciones del evento se decía claramente: “La laicidad no sólo se define en términos negativos como la no identificación del Estado con una determinada visión del mundo, ni religiosa ni irreligiosa. Tiene también un aspecto positivo cuando el Estado reconoce el capital social que aportan las diferentes tradiciones religiosas y culturales, especialmente aquellas que tienen más peso, para enriquecer y sostener las evidencias compartidas”.

Entre los ponentes, un político habitual en los círculos católicos, Jaime Mayor Oreja. Allí se habló de la polémica en torno a las palabras del Papa sobre el sida, sobre la reforma de la Ley del aborto o el cambio de la Ley de libertad religiosa.

Precisamente, en las últimas elecciones europeas, Comunión y Liberación en España emitió una nota en la que pedía expresamente el voto para el Partido Popular, cuya candidatura lideraba el propio Mayor Oreja. ¿Fue una recomendación o una directriz para sus simpatizantes? ¿Hay que acatarla o puede un miembro decantarse por otra formación política?

Según explicó el presidente de la Compañía de las Obras y uno de los responsables de CL en España, José Miguel Oriol, en Páginas Digital, web realizada por miembros de este movimiento, “Jaime Mayor  y varios compañeros de candidatura han demostrado estos años pasados, durante toda la legislatura que ahora termina, un comportamiento político centrado en el criterio de atención concreta a las personas y a sus obras”. “No nos guiamos por la presión ideológica de los medios durante las campañas, que son flor de un día. El voto que recomendamos se basa en la experiencia del trabajo cotidiano de tejer y construir amistad, colaboración, asociación, y la interlocución con referentes políticos”, añadió.

En conversación con Vida Nueva, Oriol recalcó que no es la primera vez que la Compañía de las Obras se decanta por un candidato, y aseguró que en otras elecciones no se requería “un voto específico”. En este sentido, señaló que algunos socios de la compañía con carné de partidos catalanistas han votado al Partido Popular. En cualquier caso, restó importancia a la política diciendo que de ella “no esperan la salvación del mundo”, aunque reconoció que en los ámbitos de formación de CL sí se habla de política. “Se hace con la cabeza y se ayuda a decidir”, dijo.

Universidad y empresa

cl-5CL se mueve, fundamentalmente, en el mundo universitario, lugar donde se inició en Italia. Entre otras actividades, organiza el Happening en la Universidad Complutense de Madrid. Hace unos años, una de las actividades estrella era una entrevista que hacía Cristina López Schlichting, vinculada al movimiento, a César Vidal, en esos momentos uno de los puntales de la COPE junto con Federico Jiménez Losantos

Una de las iniciativas que se derivan de la espiritualidad del movimiento es la Compañía de las Obras, que integra a miles de empresas de todo el mundo con el objetivo de llevar al mundo empresarial la Doctrina Social de la Iglesia. Insisten, sobre todo, en el principio de subsidiariedad, en fomentar la participación de la sociedad.

La facturación en todo el mundo es inferior a los tres millones de euros y el total de empresas agrupa a unas 500.000 personas. También están asociados varios cientos de organizaciones sin ánimo de lucro y miles de particulares. En España, hay casi 200 empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y particulares repartidos por toda la geografía. En nuestro país nació a finales de 1998, empezando a participar en la vida pública en 1999 con diversos actos y encuentros.

La fuerza de esta organización radica en que está presente en muchos sectores económicos, entre los que se encuentran los de la alimentación y la restauración, la decoración, la asesoría legal, fiscal y de dirección, la educación y la investigación, la informática y la comunicación, e incluso el arte, la cultura y los espectáculos.

De los frutos de CL han nacido también numerosas entidades solidarias, entre las que destaca en España la ONG CESAL, de ayuda al desarrollo en África, América Latina y Europa del Este. Cuenta con proyectos de educación, salud, habitabilidad, agua y saneamiento, desarrollo productivo, microempresa y formación para el empleo. 

En nuestro país, su labor se desarrolla en el ámbito de los inmigrantes con riesgo de exclusión social. Así, se crea en Madrid en 2007 el Centro de Participación e Integración de Inmigrantes (CEPI) Hispano-dominicano. Tiene delegaciones en diez comunidades autónomas y en nueve países.

Además, cuenta con el apoyo de numerosos organismos públicos, como la Unión Europea, varias Comunidades Autónomas y ayuntamientos, con la colaboración de empresas y fundaciones y con la ayuda de sus socios y voluntarios.

UN CRECIMIENTO LENTO, PERO PROGRESIVO

cl-6La andadura de Comunión y Liberación (CL) en España podría decirse que empieza en la Feria del Libro de Frankfurt, cuando dos matrimonios de Madrid, vinculados a los movimientos católicos obreros, conocen a través de la editorial italiana Jaca Book a este movimiento. Tras mantener una relación estrecha decidencrear una editorial, que se llamará Encuentro, y cuya finalidad será la de difundir la obra de Luigi Giussani y de los pensadores y escritores vinculados a esa obra.

En ese momento, la semilla de CL en España ya está puesta. El impulso del movimiento llegaría cuando representantes de Nueva Tierra, que incluía grupos parroquiales y universitarios, se acercan a esta nueva realidad hasta que deciden adherirse a sus postulados e integrarse en él. El punto de inflexión fue la visitade Giussani a los cursos de Ávila en el verano de 1985.

A partir de este momento, CL crece poco a poco, pero progresivamente, en toda la Península. En la actualidad, existen miembros y comunidades en varias provincias y diócesis. Son también varios los obispos que no disimulan sus simpatías con esta obra. Por su parte, la Fraternidad de Comunión y Liberación cuenta con más de 850 personas inscritas en España, aunque participan asiduamente de la vida del movimiento más de 2.000.

En el nº 2.665 de Vida Nueva.

Actualizado
19/06/2009
Compartir