Los obispos de Bilbao quieren conocer a sus jóvenes

campamento-juvenil(Marina de Miguel) Un tiempo para “caminar juntos, compartir la Eucaristía y los momentos de oración, tener una experiencia de comunión, fraternidad y mutuo conocimiento entre los obispos y los jóvenes de la diócesis”. Éste es el propósito que persiguen el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y su auxiliar, Mario Iceta, al convocar Gazteliza 2009, un encuentro con los jóvenes del 3 al 5 de julio. Tres días de convivencia que, según adelanta a VN la directora del Secretariado Diocesano de Juventud, María Elordui, “simboliza un importante gesto de acercamiento de los prelados al mundo joven”.

El lema de esta novedosa convocatoria -es la primera vez que los obispos de la diócesis realizan semejante encargo al Secretariado de Juventud- es Su vida, tu camino-Ibiliz bila y alude, explica la directora, “a que la experiencia de fe es hacer un camino, en el que la referencia es Jesús, que sale a nuestro encuentro y está presente en cada uno de los acompañantes que camina a nuestro lado”.

cartel-encuentro-jovenesLa característica de esta iniciativa es su extensión en el espacio y el tiempo, algo que, según relata Elordui, formularon de forma explícita los obispos: “Cuando nos encargaron la coordinación, insistieron mucho en que fuera al aire libre y por un tiempo prolongado, pues quieren convivir con ellos”. “Podremos compartir experiencias y testimonios, abordar los temas fundamentales que interrogan nuestras vidas e interpelan a nuestra sociedad. Compartiremos el esfuerzo y el cansancio del camino, la mesa y el descanso”, animan los obispos en su mensaje de invitación.

La marcha a pie comenzará el día 3 con el recorrido entre Guernica y Euba; el día 4 continuará hasta el Santuario de Urkiola y, finalmente, el 5 se llegará a Elorrio. “Al compartir experiencias, cansancio y alimento, será un espacio de comunión, de convivencia eclesial”, augura la directora, a la vez que señala que el evento es una “puerta abierta” a cualquier joven de entre 16 y 30 años, con independencia de la vinculación que tengan con la Iglesia. Igualmente, ve en este encuentro un impulso para la pastoral de la juventud. “Los jóvenes necesitan tener una experiencia de encuentro con Jesús, sentir que la Iglesia es su casa, un lugar acogedor donde se pueden expresar y ver que sus inquietudes se acogen con interés”.

En el nº 2.664 de Vida Nueva.

Actualizado
12/06/2009
Compartir