Salvador Giménez, nuevo obispo de Menorca

Familia, juventud, laicado y seminario serán algunas de sus prioridades

salvador-gimenez(José Ramón Navarro Pareja– Valencia) Un obispo no es nadie y lo es todo”, afirmaba el pasado viernes día 22 de mayo el nuevo obispo de Menorca, Salvador Giménez Valls, cuando nada más llegar a la diócesis para presidir una reunión del Consejo de Consultores, le preguntaban por sus prioridades pastorales. “He de comentar con los sacerdotes -añadía el prelado- qué debemos atender de manera prioritaria, porque sin su colaboración no será posible sacar las cosas adelante”. Aunque el obispo sí que pudo adelantar que “familia, juventud, seminario y laicado” serán algunos de los aspectos en los que dedicará los esfuerzos en su nueva responsabilidad pastoral.

Un día antes, la Santa Sede había hecho público su nombramiento como nuevo obispo de Menorca. Una diócesis con la que ya está vinculado desde hace ocho meses, cuando era nombrado administrador apostólico, al pasar Joan Piris, el hasta entonces obispo titular, a la sede de Lleida. Según Salvador Giménez, estos meses le han servido para conocer “a dónde voy”, aunque no ocultó su preocupación “por la responsabilidad de situarme al frente de una Iglesia que busca acercar las personas al Señor”.

También desde Menorca se valoró positivamente esta experiencia en la diócesis. Así, el vicario general, Rafael Portella, destacaba que “ha demostrado ser una persona con mucha capacidad de diálogo y que siempre busca soluciones”. También su antecesor, Joan Piris, señaló que el nuevo obispo “es un hombre cercano, bueno y muy entregado”.

gimenez-y-osoroLa noticia de su nombramiento sorprendió al hasta ahora obispo auxiliar de Valencia mientras acompañaba al arzobispo de la diócesis, Carlos Osoro, en un encuentro con sacerdotes de la vicaría V. Salvador Giménez acogía la noticia “con mucha alegría, gran confianza y serenidad”, aunque con una “lógica preocupación” debido a que su marcha altera el reparto de tareas que ya había realizado monseñor Osoro entre los auxiliares de Valencia.

Nacido en Muro de Alcoy, provincia de Alicante pero diócesis de Valencia, el 31 de mayo de 1948, Salvador Giménez fue ordenado sacerdote en 1973. Licenciado en Filosofía y Letras, tras cuatro años como párroco, asumió la dirección del Colegio diocesano Claret de Xàtiva, y más tarde la jefatura de estudios de la Escuela Universitaria de Magisterio “Edetania” (actual Universidad Católica de Valencia). Entre 1987 y 1989 fue también director de la Sección de Enseñanza Religiosa de la Conferencia Episcopal. Desde 1989 fue párroco de San Mauro y San Francisco en Alcoy, hasta que en 1996 fue nombrado vicario episcopal de la zona II de Valencia. El 11 de mayo de 2005, al ser designado auxiliar de Valencia, se convirtió en el primer obispo europeo nombrado por Benedicto XVI.

En el nº 2.662 de Vida Nueva.

Actualizado
29/05/2009
Compartir