La democracia y el presidente Colom peligran en Guatemala

manifestacion-guatemala(Pablo Romo Cedano– México DF) La frágil democracia de Guatemala se ha puesto en juego en los últimos días tras el homicidio del prestigioso abogado Rodrigo Rosenberg, asesinado el 10 de mayo en las inmediaciones de su casa. El hecho no hubiera pasado a mayores, en un país flagelado a diario por el crimen organizado, de no ser porque el jurista dejó un vídeo, multivisitado en Internet, en el que confiesa: “Si usted está viendo este vídeo, es porque estoy muerto, y el responsable es el presidente de la República, Álvaro Colom, su esposa y su secretario particular”.

El vídeo ha sacado a la calle a miles de guatemaltecos, detractores y defensores del actual mandatario, puesto ahora en jaque, apenas un año y medio después de que asumiera el poder en condiciones de gran debilidad. El ingeniero Colom, demócrata centrista, compitió en unas reñidas elecciones contra Otto Pérez Molina, del Partido Patriota (PP), general retirado e implicado en varios crímenes y matanzas en tiempos de la guerra civil.

Conocida la existencia del vídeo, la reacción no se hizo esperar: así, tras desmentir su participación en los hechos, Colom solicitó a la Comisión Internacional en contra de la Impunidad en Guatemala (CICIG) de la ONU, presidida por el español Carlos Castresana, que realice las investigaciones pertinentes. La CICIG trabaja contra reloj, pues las manifestaciones populares están desbordando los tiempos habituales de la justicia local y, además, es la primera vez en la historia de Guatemala, tras la firma de los Acuerdos de Paz en diciembre de 1996, que se culpa abiertamente a un presidente de un asesinato.

Si bien el Episcopado no se ha pronunciado al respecto, sí lo han hecho varios obispos, solicitando el esclarecimiento de los hechos y no adelantar juicios cuando el proceso de investigación está en marcha.

Mientras en la capital crecen las acusaciones, la presencia internacional llama a una investigación seria e imparcial. Días atrás, los diez embajadores de la Unión Europea (UE) en el país tuvieron un encuentro con el presidente Colom. “Hemos hablado de la crisis política que se originó después de los asesinatos, y entregamos la declaración de la UE, en la cual expresamos nuestra preocupación por la situación de violencia; hemos manifestado nuestra inquietud por la creciente conflictividad”, señaló Eva Werner, embajadora de Suecia. “Pedimos a los distintos sectores -añadió- enfrentar esta crisis con cordura y madurez, y solicitamos una investigación imparcial e independiente, a la altura de estos hechos”. A este posicionamiento se suman las declaraciones en el mismo sentido de la OEA y de varios países del continente.

promo@vidanueva.es

En el nº 2.661 de Vida Nueva.

Actualizado
22/05/2009
Compartir