Los niños, semillas del espíritu misionero

Madrid acoge el tercer encuentro nacional convocado por las OMP

encuentro-omp(Texto: Marina de Miguel / Fotos: Infancia Misionera) Con una zapatilla verde de cordones, que se adapta al pie de todos los niños del mundo, las Obras Misionales Pontificias (OMP) invita a su Tercer Encuentro Nacional de Infancia Misionera, que se celebrará los días 2 y 3 de mayo en el madrileño auditorio Telefónica Arena y estará presentado por Andrés Caparrós y Pilar Soto. Este calzado es cómodo y algo mágico, ya que, bajo el lema Hoy y mañana… somos misioneros, se invita a recorrer los cinco continentes, cada uno bajo un color. En Asia (amarillo) se buscará a Jesús. En África (verde) se expresará la alegría de haber encontrado a Jesús. En Oceanía (azul) los niños irán descubriendo la belleza de seguir a Jesús. En América (rojo) se estimulará el deseo de hablar a los demás de Jesús. En Europa (blanco) se animará a acoger a los demás como nos acoge Jesús.

zapatilla-ompCreemos que Infancia Misionera está aportando a la formación integral de los niños algo singular y específico, que es la universalidad con la solidaridad”, afirmaba Anastasio Gil, subdirector nacional de las OMP, en la presentación del proyecto que, según las previsiones, reunirá entre 6.000 y 8.000 niños (de entre 8 y 13 años) de toda España. El primer gesto de su compromiso con los necesitados es que cada participante entregará diez euros que irán destinados a proyectos solidarios.

Las delegaciones diocesanas llevan mucho tiempo inmersas en la preparación de los asistentes, a partir del material facilitado por las OMP y un intenso trabajo de animación y formación a cargo de catequistas, profesores de Religión y comunidades cristianas. En febrero, se entregó el material y el himno del encuentro; en marzo, reuniones catequéticas y formativas con los participantes, y en abril, celebración del envío desde cada una de las diócesis.

A través de las Jornadas Mundiales de la Juventud y de otros encuentros internacionales, la juventud cristiana ha podido tener conciencia de que la Iglesia es universal, pero los niños no poseen esa oportunidad”, explica el responsable de la diócesis de Madrid, José Mª Calderón Castro, para señalar la importancia de este proyecto, que ya se celebró en 1993 y 2001. “Los asistentes podrán trabajar y convivir con otros niños con los que comparten una misma fe y amor al Señor”. Además, debido a la temática, conocerán la realidad de la infancia en los cinco continentes y descubrirán que el 60% de la humanidad vive en la miseria.

cartel-encuentro-ompAunque todavía está inmerso en las labores preparatorias, que se agravan al ser Madrid la sede del encuentro, pues deben propiciar un lugar de refugio para quienes acuden de fuera, sí tiene claro lo que espera: “Que ayude a que la conciencia de la misión crezca, tanto en los pequeños como en los mayores; revitalice el espíritu misionero y la conciencia de preocupación por esas personas que entregan su vida; y que ellos mismos descubran la belleza de entregar a Jesús a los demás”. 

La delegación de Ciudad Real es una de las que más ha respondido a esta cita: enviará cerca de 250 niños para que compartan, como dice su responsable, Damián Díaz Ortiz, su sensibilidad misionera: “Un poco de comunión, cercanía, animación con el resto de participantes, a la vez que se sientan en sintonía con los misioneros que están por el mundo”. Pero no acudirán solos: un grupo de cuarenta adultos, monitores de Infancia Misionera, acompañarán a los pequeños y se encargarán de que lo vivan con toda intensidad. De este modo, como le ocurrió al delegado diocesano en el encuentro del año 1993, sentirán que participan en un “hito que marca y hace que se mantenga vivo el espíritu misionero”.

Apoyo de las familias

Con una representación similar, la de Vitoria, al frente de la que está Aitor Pastor Tellechea, ha animado a que las familias se involucren. “No lo conseguimos siempre, pero entendemos que la educación en la fe de los niños no tiene que ser sólo cosa de las parroquias o colegios, sino que las familias también tienen que implicarse en la medida en que lo hacen en otras áreas de la educación. Creemos que es un momento importante, tanto la preparación como lo que representará este encuentro para que las familias se impliquen en la animación misionera”, señala. 

encuentro-omp-2Hernando Rivera y Milena Barón son uno de los matrimonios de la diócesis que acudirá a esta cita con sus hijas. Originarios de Colombia, estaban acostumbrados a asistir en su país a eventos del mismo estilo. “Nuestras hijas, de 14 y 12 años -explica Milena Barón- han participado en Colombia en iniciativas similares y les gusta mucho. Cuando nos enteramos, lo hablamos en familia y decidimos acudir. Es importante apoyar actos como éste, porque en España no existen muchos para niños y adolescentes”.

Toda presencia es significativa. La diócesis de Mallorca participa por primera vez en un Encuentro Nacional con un grupo de 12 niños y seis monitores. Pese a las complicaciones propias del desplazamiento, les impulsa el fuerte sentimiento misionero presente en la parroquia Corpus Christi, a la que pertenecen. No en vano, muchos de sus párrocos han sido misioneros y, a través del grupo ‘Amigos de Jesús’, se transmite a los niños esta inquietud. Para muchos será la primera vez que salgan de Mallorca y viajen en avión.

encuentro-omp-3La labor de acompañamiento la realizarán numerosos jóvenes integrados en ‘Voluntarios, Animación y Servicio’ (VAS), que dependen y están coordinados por Cristianos sin Fronteras, promotores a su vez del Festival de la Canción Misionera, que se celebrará el 1 de mayo en Madrid. El fundador de la asociación, el P. José Valdavida, concibe estas dos iniciativas como complementarias y ve en ellas “una ocasión muy buena para decir a las familias, comunidades, colegios y a toda institución cris-

tiana que la misión es una tarea de todos y que se sale a ella desde el encuentro”. Además, como se apreciará en el encuentro, donde cuentacuentos, grupos de danza, magos y marionetas guiarán a los niños en este recorrido por el mundo, hay que enunciar el Evangelio “desde la alegría”.

encuentro-omp-4Junto a lo propio de la animación, los VAS se encargarán de la parte centrada en la oración, que tiene su punto culminante en la celebración de la Eucaristía, presidida por el cardenal Rouco Varela, el domingo a las 10:30 horas. Estará precedida por un pequeña peregrinación por la Avenida de Portugal hasta el pabellón y se podrá seguir -como la mayor parte del encuentro- por TVE. Cristianos Sin Fronteras también ofrecerá la posibilidad de seguirlo en Internet.

Un punto y seguido

“Además de con ilusión, afrontamos esta tarea con una cierta serenidad, porque sabemos que hay muchas cosas que surgirán sobre la marcha. Lo que sí tenemos claro es que la comunión es el nuevo nombre de la misión”, explica el padre Valdavida, recordando que se encargaron de las ediciones anteriores.

encuentro-omp-5Manos misioneras, siempre dando están llenas… Tenemos una misión, queremos ver el mundo lleno, lleno de Dios… son algunos de los mensajes que el grupo Getsemaní, con sus canciones, sembrarán en el corazón de los asistentes. Un canto a la misión que tendrá su continuidad en los años posteriores (2009-2013), ya que Infancia Misionera proseguirá de forma más profunda este periplo por el mundo. “Los actos puntuales no terminan de cuajar en los participantes; es necesario que haya continuidad -sostiene José Mª Calderón-. Por eso este encuentro es como un pistoletazo de salida para que los niños vayan recorriendo con la imaginación y el corazón las realidades que luego serán objeto de estudio”.

Así, como expresa Aitor Pastor, no se trata de un punto y final, sino de un punto de partida para una animación misionera y una Infancia Misionera más fuerte y viva. Para ello, vuelve a ser crucial el apoyo de los padres pues, según apunta el P. Valdavida, los niños son el espejo de sus mayores, en ellos se puede tomar el pulso de la realidad.

En el nº 2.657 de Vida Nueva.

Actualizado
29/04/2009
Compartir