Río de Janeiro ya tiene nuevo arzobispo

El cisterciense Orani João Tempesta toma posesión de la Archidiócesis brasileña

joao-tempesta(Graziela Cruz– Brasil) El nuevo arzobispo de Río de Janeiro, Orani João Tempesta, asumió el día 19 el gobierno de esta arquidiócesis brasileña en una Eucaristía que contó con la presencia de más de 10.000 fieles, cuatro cardenales, 60 obispos y numerosas autoridades políticas.

Durante la celebración, el prelado reconoció que, lejos de producirse una ruptura con el trabajo desarrollado por su antecesor, el cardenal Eusébio O. Scheid, desempeñará su ministerio en “continuidad con creatividad”. Tempesta habló también sobre la violencia, tema que provoca grandes discusiones y exige respuestas urgentes, principalmente en la región metropolitana de Río de Janeiro, una de las que presenta mayores índices de criminalidad de todo Brasil. “No traigo soluciones preparadas para los diversos casos, en especial para el tema de la violencia -advirtió-, sino la apertura al diálogo y a la reflexión que nos ayuden a encontrar los mejores caminos para las posibles soluciones de los problemas. La violencia no se resuelve a corto plazo. La Iglesia puede hacer su parte, pero no debe estar sola en esta misión”.

El también monje cisterciense anunció que quiere dialogar, asimismo, con los credos diferentes. “Es posible el ecumenismo, es posible el diálogo con las culturas, con las personas de buena voluntad que quieren construir un mundo más justo y humano”, dijo exhortando a la necesaria unidad eclesial.

Moderado y conciliador

catedral-rio-janeiroDe perfil moderado, Tempesta se distingue dentro de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) por ser un conciliador y, en los últimos años, uno de los obispos que ha ganado mayor presencia en la escena eclesiástica brasileña. Antes de llegar a Río, y tras pasar por la sede de São José do Rio Preto (São Paulo), el nuevo arzobispo estuvo cinco años al frente una de las arquidiócesis más convulsas del país, la de Belém (Pará), en una región donde proliferan los conflictos por cuestiones de tierra, además de la prostitución infantil.

Nacido en 1950, Tempesta ingresó en enero de 1968 en la Orden Cisterciense, donde desempeñó múltiples cargos antes de ser consagrado obispo en 1997. Especialista en comunicación, es el actual presidente de la Comisión Episcopal para la Cultura, Educación y Comunicación de la CNBB, además de miembro del Consejo Superior de la Red Vida de Televisión y del Consejo de Comunicación del Senado Federal. En Río deberá pastorear 252 parroquias, para lo que contará con el apoyo de seis obispos auxiliares, dos arzobispos eméritos, 337 sacerdotes diocesanos, 297 sacerdotes religiosos, 105 diáconos permanentes y 51 movimientos y asociaciones laicales.

En el nº 2.657 de Vida Nueva.

Actualizado
24/04/2009
Compartir