Cofrades más allá de la Semana Santa

Crece la implicación de las hermandades en su formación espiritual

cofrades(Miguel Ángel Malavia) Concluida la celebración de la Semana Santa, los miles de fieles que han llenado las calles presenciando los pasos de las cofradías guardarán en la retina las mismas imágenes de años anteriores: la emoción contenida de los nazarenos, el desborde de una saeta apasionada, la piedad de los penitentes… Sin embargo, son muchas las preguntas que algunos se hacen en torno a este fenómeno: ¿qué hay de conocimiento histórico profundo en las escenas que representan una procesión? ¿Se penetra en el misterio y el sentido trascendente del dolor que constituyen una talla de Cristo crucificado y la Madre que le llora? Y si esto es cuestionable para los que presencian el paso de las imágenes, ¿qué sabemos de los que las portan? ¿Los cofrades son miembros activos de sus parroquias durante todo el año? ¿Su compromiso les lleva a buscar las claves teológicas de la fe que legó Jesús de Nazaret

formacion-cofradesA estos hipotéticos déficits tratan de responder los Cursos de Formación para Hermandades y Cofradías, siendo cada vez más las diócesis que cuentan con ellos, fundamentalmente en Andalucía. Los últimos han surgido, el pasado noviembre, en Córdoba, donde se ha lanzado un plan diocesano dirigido a todas las cofradías. Los 44 alumnos matriculados -se ha cubierto el aforo disponible en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas Beata Victoria Díez, que albergará las clases-, durante los dos próximos años, estudiarán asignaturas como Síntesis teológica, Introducción al Nuevo Testamento, Liturgia, o Cristología. Juan Carlos Jiménez, cofrade en tres hermandades y uno de los matriculados, reconoce a Vida Nueva que las clases suponen “un punto de partida muy útil para profundizar en aspectos que son esenciales para un cristiano”. Destaca “la especial sensibilidad del obispo Juan José Asenjo -actual coadjutor en Sevilla-, pues fue de él de quien nació la idea”. Y reconoce que le están siendo “muy provechosas” las charlas: “Este año he afrontado mucho más maduro la celebración de la Semana Santa. A veces los cofrades pecamos de un apego por lo estético en las procesiones, por lo que es importantísimo tener un estímulo para conocer cada vez más y saber que estamos llamados a ser instrumentos de evangelización a través de nuestro testimonio”. 

formacion-cofrades2Pero es Sevilla uno de los grandes puntos referentes a la hora de abordar la labor formativa de los cofrades. Agustín García Rodero, director del Instituto de Formación de Jóvenes Cofrades (que van desde los 18 a los 25 años), cuenta cómo, desde hace ya ocho años, la Delegación Diocesana de Hermandades -de la que también es miembro- trabaja en “diversos niveles”: “Primero organizamos cursos específicos para los que luego, a su vez, son formadores en sus parroquias y comunidades. Es el caso de 12 poblaciones, en las cuales se imparten sus propios cursos, con temarios adaptados a sus necesidades y con docentes especializados en sus respectivas temáticas -que pueden ir desde Historia de la Iglesia a un análisis detallado de los cuatro evangelios o las cartas de san Pablo, entre muchas otras-. Además, por regiones y por consejos, las distintas hermandades desarrollan un papel autónomo, contando siempre con la coordinación de la delegación. Así, cada año se elabora desde el Arzobispado un Plan de Formación Permanente, con materiales de trabajo particulares para cada curso”. Éste también destaca las actividades “extraordinarias”, tales como “10 o 15 encuentros al año de cofrades en formación” o “ejercicios espirituales especiales para ellos”. 

Adaptación a la actualidad

formacion-cofrades3El docente sevillano resalta cómo los cursos son capaces de “adaptarse a la actualidad”. Así, tras la polémica surgida por el uso o no de lazos blancos en las procesiones de Semana Santa para protestar contra el aborto, en Sevilla anunciaron la convocatoria de unos cursos de formación “sobre el valor de la vida”. Inmediatamente se pondrán en marcha, así como la acción práctica a través de una fundación de ayuda a madres embarazadas con problemas. 

A la hora del balance, el  director del centro juvenil se muestra “satisfecho”, destacando que “2.000 cofrades han participado este año en nuestros cursos y actividades”. Pese a que en toda la archidiócesis de Sevilla hay unos 400.000 cofrades y pueda parecer que el porcentaje es escaso, “lo importante es que cada vez están más implicados los directivos de las hermandades, que son, al fin y al cabo, los motores de todo impulso en sus respectivas cofradías”. Un camino, señala, que “no sólo es formativo, sino también de acción social”, pues “a la vez hay más comedores, guarderías o casas de ancianos regentados por cofradías”. 

formacion-cofrades4En otras diócesis, como Cádiz y Ceuta, se apuesta por Internet como método de aprendizaje. Así, en la web www.cadizcofrade.net, el investigador Francisco Espinosa de los Monteros ofrece a los miembros de las hermandades temáticas sobre las que meditar. En un artículo titulado Las cofradías ante el siglo XXI, aborda la cuestión de la “crisis en las cofradías”: “Muchas ‘mueren’ durante el año para resucitar en Cuaresma; la asistencia de los hermanos a los cultos es mínima; en algunos casos se entiende la cofradía como paso intermedio para conseguir cargos de poder social y político, como si esto fuera una ‘feria de vanidades’. Ante la ausencia de valores internos, las cofradías van siendo una manifestación folclórica más, perdiendo su raíz religiosa y su espiritualidad para convertirse en muestra de arte y un atractivo turístico”, concluye. Como “solución” propone una “vuelta a sus raíces”, a través de una “necesaria formación, cristiana y cofrade”. Aspecto éste que desarrollan algunas hermandades gaditanas por iniciativa propia. Es el caso de la Cofradía de los Afligidos, que desde hace cinco años viene organizando la llamada Semana de Concienciación Cofrade. En cada edición, distintos expertos ofrecen su particular perspectiva religiosa en lo que es un ciclo de conferencias cada vez más asentado. 

Diversidad de iniciativas

cofrades-2Fuera de Andalucía, la situación es muy diversa, aunque se está trabajando con especial hincapié en capitales con fuerte arraigo del movimiento cofrade como Cuenca, Salamanca, Logroño o Plasencia. En Valladolid, su actual delegado de Religiosidad Popular, José Andrés Cabrerizo, explica cómo aproximadamente hacia 2002, a iniciativa de Francisco Cerro Chaves -hoy obispo de Coria-Cáceres y entonces director del Centro de Espiritualidad Diocesano-, la diócesis implantó una serie de cursos de formación, “aunque desde hace tres años ya no se hacen, pues siempre venían los mismos”. Sin embargo, añade, “distintas hermandades sí mantienen esa inquietud por la profundización en la fe de sus miembros”. Un ejemplo lo ofrece la Cofradía de las Siete Palabras. Su presidente, Pablo Ruiz, detalla cómo anualmente organizan “una convivencia de fin de semana para niños y jóvenes cofrades y un curso de iniciación para los nuevos miembros en el que se les explica el sentido religioso que conlleva ser cofrade”. Este año, además, han impartido durante la Cuaresma charlas en los colegios vecinos sobre el carácter de la Semana Santa. Y en los próximos días tienen previsto organizar, junto a la hermandad de Jesús Nazareno, un curso de formación propio. 

costalerosOtra iniciativa interesante se da en Zamora, donde el sacerdote Francisco José Fresno Campos, a iniciativa de la Delegación Diocesana de Religiosidad Popular, promueve la llamada Aula Cofrade, dirigida especialmente a los directivos, con los que se tiene un encuentro mensual en el que se abordan diferentes temas, que van desde el culto y la liturgia a la propia historia de las cofradías. Este curso se desarrolla desde hace tres años en Zamora capital y Benavente, y, desde este curso, en Toro. Fresno aclara que “aún estamos en una primera fase, de motivación. Pero el balance es muy positivo, pues los asistentes ven claro que un cofrade ha de tener una relación de cercanía con la fe más allá de la Semana Santa”.  

Comprobada la diversidad de iniciativas, algunas voces, como la de Agustín García Rodero,  consideran que “sería deseable un Plan de Formación General para todas las cofradías de España, articulado desde la propia CEE”. Sin embargo, como él mismo reconoce, “es realmente difícil una coordinación global, teniendo en cuenta las marcadas diferencias en el modo de vivir la religiosidad popular, según las regiones, de un país tan rico en este sentido como es el nuestro”.

En el nº 2.656 de Vida Nueva.

Actualizado
17/04/2009
Compartir