Aumenta la solidaridad de los fieles ante la crisis

Cáritas, desbordada en algunas diócesis, confía en un notable incremento de los donativos

peluquera-solidaria(Miguel Ángel Malavia) Pese al incesante avance de la crisis económica, el compromiso real de los católicos con los más desfavorecidos está siendo un eficaz modo de respuesta a sus devastadoras consecuencias. Así, Cáritas está siendo el principal puntal de acción, gracias a los donativos que llegan a sus distintas dele- gaciones diocesanas -la propia CEE le ha entregado el 1% del Fondo Común Interdiocesano-, donde, a su vez, muestran su “preocupación” por el imparable aumento del número de aquéllos que llegan pidiendo ayuda y que se cifra en un 50% más respecto a 2007; hasta el punto de sentirse “desbordados” en varias localidades. Pese a todo, fuentes de Cáritas están “confiadas” en que la respuesta a la campaña que, a nivel nacional, presentó en diciembre para recaudar donativos sea “muy generosa”. “Como siempre lo es en tiempos difíciles”, apuntan esas mismas fuentes. Aunque hasta finales de abril no se hará público el importe del total recaudado, sí son ya conocidos los resultados en delegaciones diocesanas, como la de Bilbao, donde se han obtenido 500.000 euros.   

En cuanto a las medidas efectuadas por los voluntarios, son innumerables. La propia Cáritas Vizcaya acaba de presentar los primeros resultados de su ‘Plan de Actuación frente a la crisis’, que puso en marcha en diciembre. En su informe destacan como datos significativos la “feminización de la pobreza” (por primera vez, han acudido a ellos más mujeres que hombres) y que muchos de los asistidos lo son por primera vez, lo que implica el surgimiento de “un nuevo tipo de pobre”. En cuanto a las actuaciones concretas, han conseguido varias viviendas para desahuciados por el impago de la hipoteca, se han creado puestos de trabajo en entidades de su entorno e, incluso, se está ultimando la creación de una empresa de inserción social que se dedicará al cuidado de personas impedidas. Además, la colaboración con diversas entidades bancarias está posibilitando la mejora de las condiciones en el pago de las hipotecas y la concesión de créditos por parte de personas con riesgo de exclusión. Otro acuerdo con el Ayuntamiento de Bilbao ha permitido aumentar en 50 el número de comidas a los sin techo. 

En otros lugares, Cáritas demanda más ayuda por parte de las administraciones autonómicas o municipales. Es el caso de Leganés (Madrid), donde la organización católica ha dirigido una carta pública a su alcalde (Rafael Gómez Montoya, PSOE) en la que piden una “mayor coordinación” a la hora de trabajar juntos, puesto que “Cáritas no es una suplencia a las necesidades que no llega a cubrir la Administración pública”. 

Así, denuncian la “disminución constante en la práctica totalidad de las ayudas sociales” y demandan que “las ayudas de emergencia que prestan los Servicios Sociales sean realmente de emergencia, pagándose en el plazo máximo de una semana” y no de un mes y medio, como viene sucediendo en la práctica cotidiana. También denuncian que la concejalía de Asuntos Sociales ha hecho públicos unos datos de personas sin hogar en la localidad que son mucho menores de los que ellos han recabado. “Si realmente quieren trabajar desde la raíz del problema, salgan a la calle y conozcan con sus nombres y apellidos a esas personas”, concluye la misiva. 

Desde la propia jerarquía eclesiástica, han sido numerosos los llamamientos a los sacerdotes y fieles para “solidarizarse” con sus “hermanos en dificultades”. Para lo cual han comenzado dando ejemplo. Si previamente el obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, había anunciado la donación del 10% de su sueldo, diversos prelados se han sumado estos días a la iniciativa de este particular diezmo de la solidaridad. Es el caso de Atilano Rodríguez (Ciudad Rodrigo), Ángel Rubio (Segovia), Francisco Pérez (Pamplona y Tudela) o Francisco Cerro Chaves (Coria-Cáceres), entre otros.  

Matrimonios solidarios

A parte de la ayuda organizada, han sido numerosos los gestos de católicos que, a modo individual, han contribuido con esta ola de solidaridad. En Valencia, informa la agencia AVAN, un grupo de matrimonios han donado a Cáritas el dinero que iban a gastar en un viaje por sus bodas de oro. Del mismo modo, también se han recibido donativos de valencianos que han entregado el total de sus devoluciones del IRPF. 

En Ferrol, a propuesta del obispo Manuel Sánchez Monge, numerosas cofradías desfilaron sin flores durante las procesiones en Semana Santa, destinando ese dinero ahorrado “a la ayuda a las familias más necesitadas”.

En el nº 2.656 de Vida Nueva.

Actualizado
17/04/2009
Compartir