Por la supervivencia de las ‘piedras vivas’

La Colecta por los Santos Lugares asegura trabajo, vivienda y educación

procesion-en-via-dolorosa(María Gómez) El próximo 10 de abril, coincidiendo con el Viernes Santo, tendrá lugar la tradicional Colecta de ayuda a los cristianos de Tierra Santa, este año marcada de manera especial por el próximo viaje de Benedicto XVI a la región y por los recientes conflictos en la zona.

La Iglesia universal sigue con intensa preocupación la situación que se ha hecho inestable a causa de graves problemas”, explica el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en una carta a los obispos del mundo recordando el sentido de la Colecta. “El primero [de estos problemas] es la ausencia de la paz”, sigue Sandri, citando los episodios de violencia acaecidos en Gaza en Navidad, que costaron la vida a cientos de personas.

Junto a ésta, otras preocupaciones, y nada baladíes: “La herida abierta por la violencia agudiza el problema de la emigración, que inexorablemente priva a la minoría cristiana de sus mejores recursos para el futuro. La Tierra que fue cuna del cristianismo corre el peligro de quedarse sin cristianos”.

El llamamiento de la Congregación va dirigido a todos los católicos para que no sólo recen por los cristianos en la región, sino que contribuyan “también materialmente” al sostenimiento de los Santos Lugares. El dicasterio recibe parte de la Colecta directamente de las nunciaturas apostólicas de cada país, y concede las ayudas ordinarias y extraordinarias a las instituciones eclesiásticas pertinentes en Líbano, Siria, Irak, Jordania, Egipto y, particularmente, Israel y Palestina. A la hora de destinar los fondos, la Congregación presta especial atención a las instituciones de enseñanza, como la Universidad de Belén o las escuelas católicas de diversos grados.

Obras de la Custodia

La Colecta para Tierra Santa, instituida en 1421, permite, en parte, las actividades de la Custodia Franciscana de Tierra Santa. Desde allí se explica que esta institución recibe la mayor parte de los donativos del Viernes Santo, y que de ese dinero se asigna el 60% a “las piedras vivas”, es decir, los propios cristianos, a los que se ayuda de manera concreta en lo referente a vivienda, educación y creación de puestos de trabajo. De hecho, de la Custodia comprende 1.000 puestos de trabajo, 540 viviendas para familias necesitadas y 289 becas de estudio para estudiantes universitarios, así como 300 frailes, 50 santuarios, 25 parroquias, 14 escuelas y colegios, cuatro casas de acogida para enfermos y cinco para peregrinos, tres institutos académicos, un centro ecuménico y dos casas editoriales.

Por otra parte, Benedicto XVI ha decidido que la colecta del Jueves Santo se destine a los católicos de Gaza.

En el nº 2.655 de Vida Nueva.

Actualizado
03/04/2009
Compartir