La historia, la espiritualidad y la fraternidad franciscanas

El Convento de Compostela se prepara para el 800º aniversario de la fundación de la Orden

compostela-1(José Ramón Amor Pan. Fotos: Miguel Tombilla) Existen lugares que están dotados de una especial significación, avalada por la historia que se contiene entre sus muros. Es el caso del Convento de los Franciscanos en Santiago de Compostela, ubicado muy cerca de la Catedral que guarda los restos del Apóstol, cuyas raíces conducen al mismísimo san Francisco de Asís, peregrino a Compostela hacia el año 1214. Un convento, por cierto, que algunos denominan el “obispero”, por el número de obispos que han salido de él (entre otros, el actual cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, y el arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo).

compostela-2Sorprende entrar en él y encontrarse de repente en el vestíbulo de un hotel de cuatro estrellas, algo que, a primera vista, no casa muy bien con la austeridad propia de toda forma de vida religiosa, y, particularmente, de la derivada de la Regla de san Francisco de Asís. Pero las sorpresas no quedan ahí. La comunidad, integrada en estos momentos por doce frailes y cuatro postulantes, tiene un Superior joven (Paco Castro, 37 años), de verbo fácil y lleno de vitalidad, que desprende entusiasmo, convicción y fraternidad por los cuatro costados.

compostela-3Historia, cultura y espiritualidad se unen en este lugar para crear un espacio de paz y de fraternidad. Tres son los pilares que conforman este monumental conjunto, según explica Paco Castro: la espiritualidad, la fraternidad y el diálogo con la cultura. El primero se concreta en las actividades litúrgicas que se desarrollan en la iglesia y en el Hogar de Espiritualidad para la Acogida de Peregrinos, en el que siempre hay alguien para acoger, para escuchar, para que el final del Camino no sea una realidad frustrante, sino una experiencia de encuentro; y en el que destaca la Oración por la paz en el mundo que se tiene todas las noches, en la que se reza el Padrenuestro en los distintos idiomas, con las manos entrelazadas en simbólico gesto de hermandad. Para llevar a cabo todo esto, los frailes cuentan con laicos voluntarios que viven con ellos una temporada y colaboran en esta labor de acogida.

La fraternidad se explicita de manera visible en el Albergue Juan XXIII para los sin techo (dispone de 34 camas para que puedan pasar la noche, así como de duchas para el aseo personal, lavandería y ropero), en el ‘Pan de los Pobres’ (la atención a familias que atraviesan dificultades económicas) y, como aportación de las celebraciones del Octavo Centenario de la Fundación de la Orden Franciscana (en 1209, el Papa aprueba en forma oral la Regla), están a punto de poner en funcionamiento un Centro de Día, que será un espacio de acogida no sólo asistencial, sino de intermediación y promoción de las personas sin recursos, que contará con un amplio grupo de profesionales (en gran medida, voluntarios), con el objetivo de lograr la reinserción social de estas personas.

compostela-4Inaugurado en 1993, el Museo de Tierra Santa reabrió sus puertas al público en julio del año pasado, después de seis años en los que se sometió a una profunda reestructuración, aunque sus raíces hay que buscarlas en una exposición temporal que se celebró en Madrid en 1954. No debe olvidarse que la Orden franciscana es la custodia en nombre de la Iglesia Católica de los Santos Lugares y que durante muchos años el Convento de Santiago fue Colegio de Misioneros para Tierra Santa y Marruecos (primera misión franciscana). Entre las más de 700 piezas que alberga, destacan la gran maqueta de la Basílica del Santo Sepulcro, realizada en los talleres del convento franciscano de San Salvador de Jerusalén para la exposición que tuvo lugar en Roma en 1950 (el trabajo duró cinco años y se utilizó madera de cipreses del Huerto de Getsemaní); la colección de lamparillas del siglo I, que nos ayudan a visualizar la parábola de las diez jóvenes que salieron con sus lámparas al encuentro del esposo (Mt 25); y la artesanía del nácar, sobre todo dos grandes cruces. El interés por la cultura no sólo se manifiesta en el Museo de Tierra Santa: el Centro Cultural, que tiene también el nombre del bendito papa Juan XXIII, lleva desarrollando cursos formativos y de tiempo libre desde finales de los años 60 y por sus aulas han pasado ya miles de alumnos.

Octavo centenario

Los aspectos culturales van a experimentar una inusitada multiplicación en número y variedad en los próximos meses, con ocasión de las celebraciones del anteriormente mencionado Octavo Centenario de la Fundación de la Orden Franciscana. Así, tendrá lugar a lo largo de todo este año una serie de conferencias bajo el sugerente título Encuentros con la Vida, cuyo primer ponente será el actual Ministro General de la Orden, el gallego José Rodríguez Carballo, y en el que ya está confirmada, también, la presencia del cardenal Carlos Amigo Vallejo.

compostela-5También se van a celebrar lo que Paco Castro viene a denominar Encuentros con la Solidaridad: una serie de presentaciones de libros con un claro contenido solidario, así como charlas-coloquio con “gente solidaria”, la primera de las cuales tendrá como protagonistas a los componentes de una familia compostelana (matrimonio y tres hijas) que han estado un mes en una zona muy deprimida de la India, él trabajando a destajo como odontólogo y ella como educadora.

Otra actividad serán los Encuentros con la poesía. No puede olvidarse que san Francisco fue un poeta de la vida, y los franciscanos de Santiago de Compostela quieren recuperar esa dimensión en su actividad apostólica. Se trataría, en palabras de Paco Castro, de “dar voz al corazón” a través de una serie de veladas en las que la gente compartirá una poesía (propia o ajena) con el resto de los asistentes. No será una cosa improvisada o espontánea, sino que quien desee tomar la palabra, previamente habrá de contactar con la Comunidad.

compostela-6También habrá tiempo y espacio para la música y para otro tipo de actividades culturales, siempre con ese objetivo de irradiar la Buena Noticia a través de todos y cada uno de los instrumentos que el Señor pone a nuestro alcance. Así, el Martes Santo en la Iglesia sonarán los bellos acordes de las Vísperas de la Virgen María, de Monteverde, con coro gregoriano, una actividad organizada en colaboración con el Consorcio de la Ciudad. Ya está confirmada, asimismo, una exposición con numerosas fotografías sobre la experiencia del Camino de Santiago.

Bendición de los animales

Probablemente, una de las actividades previstas más llamativa sea la peregrinación por el tramo gallego de la Vía de la Plata que una asociación protectora de animales de Málaga realizará a finales de abril, con llegada a Compostela el 2 de mayo. Ese día se celebrará un acto de bendición de los animales, al que estarán invitados todos aquellos compostelanos que quieran asistir con sus mascotas. No podemos olvidar, dice Paco Castro, que Francisco llamaba ‘hermanas’ a todas las criaturas, tanto animadas como inanimadas (el sentido cósmico de la fraternidad). “Queremos hacer una llamada de atención respecto a la necesidad de activar una conciencia ecológica”, afirma el religioso franciscano.

compostela-7En agosto tendrá lugar el acto más multitudinario: la Conferencia de Ministros Provinciales de Europa ha convocado a todos los jóvenes católicos europeos, muy particularmente a los que se mueven en la órbita franciscana, a un Encuentro en Santiago de Compostela. Comenzará el 9 en León, y durante cuatro días les llevará por diversas etapas del Camino hasta llegar a la ciudad del Apóstol, donde se realizarán numerosas actividades, entre otras, un encuentro con el cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, presidente de Caritas Internacionationalis y uno de los líderes más importantes de la Iglesia latinoamericana. Un primer encuentro de estas características tuvo lugar en 2007 en Asís, al que asistieron más de mil jóvenes, cifra que se espera doblar. “Si ahora mismo hay un lugar en Europa que predispone a los jóvenes para el encuentro con Dios, éste es el Camino de Santiago”, afirma. 

Volvemos por donde comenzamos. Ahora se entiende muy bien por qué funciona en una parte del enorme convento un hotel de cuatro estrellas: aparte de transmitir en sí mismo paz y serenidad y permitir mantener el patrimonio histórico-artístico, es el pulmón económico que sostiene en gran medida no sólo esta Comunidad, sino las de otros conventos.

En el nº 2.654 de Vida Nueva.

Actualizado
27/03/2009
Compartir