Paraguay acoge la primera gran cita del ‘MERCOSUR religioso’

Los teólogos brasileños Leonardo Boff y Frei Betto acompañaron a Lugo en el estreno de esta iniciativa

lugo-y-boff(Washington Uranga– Buenos Aires) Asunción, la capital paraguaya, fue sede, entre el 11 y el 13 marzo, del llamado ‘MERCOSUR religioso’, una iniciativa de diálogo interreligioso encabezada por el presidente Fernando Lugo, actualmente a cargo de la presidencia pro tempore de la alianza subregional. El encuentro se realizó bajo el lema Dale un rostro al MERCOSUR, y, entre otras figuras notables, participaron el teólogo brasileño y ex sacerdote franciscano Leonardo Boff y el dominico brasileño Frei Betto. En el acto inaugural, además de Lugo, estuvieron presentes el pastor metodista argentino Juan Gattinoni, secretario regional del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI), el vicecanciller Jorge Lara Castro y el viceministro de Culto, Hugo Britez

La convocatoria pretende darle una nueva cara al MERCOSUR, intentando superar lo que hasta ahora ha sido su característica más fuerte: una alianza aduanera. El propio presidente paraguayo recordó que, “cuando era obispo de San Pedro, frecuentemente me preguntaba si el MERCOSUR, que tiene fachada de un edificio economicista y aduanero, podría un día consolidarse como una asociación de culturas de diferentes pueblos”. Lugo no ocultó su satisfacción por la convocatoria y por haber convertido en realidad el sueño lanzado a fines de enero en el Foro Social Mundial (FSM) celebrado en Brasil. “Más allá de todo, soy un hombre de fe, una fe que se renueva al ver que la gente apuesta por una Sudamérica rica y pobre a la vez”, dijo.

Boff, cuyo discurso resalta la defensa de la ecología, recordó que “la naturaleza es la fuente de riqueza más importante de todas, y por ello hay que preservarla cueste lo que cueste”. En declaraciones a la agencia oficial IP Paraguay, deseó que el encuentro de Asunción sea “el primero de muchos, es decir, la continuidad de un proceso en el sentido de entender la religión como algo importante para la vida, como aproximación de los pueblos, como solidaridad, como traspasar los límites nacionales y la religión como factor que va a marcar el MERCOSUR”. “Somos todos pueblos religiosos -explicó-, somos pueblos místicos, y eso ayuda a disminuir los prejuicios, las distancias, nos hace finalmente más humanos”. Él fue el encargado del tema central del encuentro sobre Defensa del medio ambiente desde la perspectiva de la fe. Otras ponencias de la agenda fueron Ley de culto, relación con el Estado y Ciudadanía religiosa, rol de las religiones en el marco sociopolítico.

Diversidad de creencias

Frei Betto, por su parte, sostuvo que “la idea de crear un foro permanente de diálogo sobre religiosidad es muy interesante porque la idea es pluralista, se apoya en la diversidad de creencias” y porque “un MERCOSUR religioso será de gran valor para miles de personas, porque la vida tiene momentos fuertes a los que sólo la religión puede dar respuestas”. El dominico brasileño manifestó a la citada agencia que, “aprovechando la primavera democrática que hoy vivimos en el hemisferio sur, nuestros gobiernos democráticos populares tienen que aprovechar el momento para hacer cambios de estructura, porque es el momento, por la vía pacífica y democrática, para promover esos cambios, para garantizar una sociedad con menos de-sigualdad”. Aunque “sin la movilización popular -advirtió más adelante el religioso- no se va a ninguna parte, el poder político solo no va a lograr hacerlo. Y también la sociedad sola no puede. Entonces, los dos juntos tienen que encontrar el camino”.

Para Leonardo Boff, “la misión de la Iglesia es una misión ética, de suscitar valores, de justicia y combatir la corrupción, inculcar el amor a la verdad, hacer que los ciudadanos participen, sean activos”. El teólogo afirmó que la Iglesia “no tiene una acción directa en el campo político, pero sí una dimensión ética en la medida en que hay valores que están en juego”. 

Por eso, según Frei Betto, “debe haber una acción conjunta entre el Estado, el poder político y la sociedad civil, y en esto entran las iglesias y la denominaciones religiosas, que tienen mucho para contribuir, porque tradicionalmente ya hacen acciones asistenciales, acciones a favor de los pobres”. Subrayó, no obstante, que, junto con las mencionadas, “hay que hacer acciones emancipatorias”, entre otros motivos “porque las denominaciones religiosas tienen mucho para contribuir con el poder político en la erradicación de la miseria”.

La iniciativa del ‘MERCOSUR religioso’ continuará con reuniones en cada país de la región, repitiendo a escala local la experiencia de Asunción. La tarea, que será coordinada por el pastor Gattinoni, aspira a producir un material de trabajo que se entregará a los presidentes y cancilleres del MERCOSUR en la cumbre de junio en Asunción.

En el nº 2.653 de Vida Nueva.

Actualizado
20/03/2009
Compartir