La paz y la seguridad son frutos de la justicia social

El Episcopado brasileño pone en marcha su Campaña de la Fraternidad para la Cuaresma 2009

carcel-brasilena(Graziela Cruz– Brasil) Fraternidad y Seguridad Pública es el tema de la tradicional Campaña de la Fraternidad (CF), promovida cada año desde 1964 por la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) durante la Cuaresma. Bajo el lema La paz es fruto de la justicia, el objetivo en esta ocasión será debatir acerca de la seguridad pública, además de contribuir a la promoción de una cultura de paz en la sociedad brasileña, sensibilizando a la población para el compromiso en la construcción de una sociedad justa que garantice la seguridad ciudadana.

Los obispos, que siempre buscan para la Campaña temas que preocupan a la sociedad, han elegido el de 2009 tras las reiteradas peticiones de la Pastoral de la Cárcel. Según el padre José Adalberto Vanzella, secretario ejecutivo de la CF, “este año la Campaña muestra la preocupación de la Iglesia en Brasil por crear condiciones para vivir mejor el Evangelio en una sociedad cada día más violenta e insegura, buscando que la fuerza transformadora del Reino de Dios contribuya a hacer posible el cambio”. “La paz buscada -añade el religioso- es la paz positiva, orientada por valores humanos como la solidaridad, la fraternidad, el respeto al otro y la mediación pacífica de los conflictos; y no la paz negativa, orientada por el uso de armas, la falta de respeto hacia quienes son diferentes y teniendo como centro los bienes materiales”.

La decisión de abordar el tema de la seguridad pública nació del manifiesto elaborado por la Pastoral de la Cárcel y apoyado por 20.000 firmas. Su autor y coordinador nacional de dicha pastoral, el padre Gunther Zgubi, aclara su propósito: “Lo que queremos es nacionalizar las buenas ideas”. El documento contiene 37 sugerencias contra la violencia en el país, entre las cuales figuran la propuesta de terapias comunitarias para los desempleados y las víctimas de agresión familiar; la apertura en fines de semana de las escuelas públicas; la construcción de presidios cerca de las comunidades y de las familias de los presos; y la lucha contra los sitios web que incitan a la violencia en Internet.

Para el padre Valdir João da Silveira, vice-coordinador nacional de la Pastoral de la Cárcel de la CNBB, un gran desafío es la indiferencia de algunas diócesis  hacia esta misma pastoral. “No se visita a los presos, faltan voluntarios y recursos financieros. Más aún, falta interés por evangelizar a los presos. Mucha gente prefiere las pastorales más acomodadas, no misioneras y no discípulas seguidoras de Jesucristo”, se desahoga el religioso, mientras confía en que la Cuaresma sea un tiempo propicio para que todas las comunidades religiosas reflexionen sobre la Campaña de la Fraternidad. “Que lleven fuera de las fronteras de la Iglesia el debate sobre la seguridad pública. Esperamos que esta movilización traiga propuestas y sugerencias que se concreten junto a los poderes públicos”, desea. Él constata que la sociedad vive con miedo y, por eso, la CF puede convertirse en una oportunidad para la paz, como fruto de la justicia social. “Que las políticas de seguridad pública puedan, al fin, afirmar: no hay más enemigo que combatir, sino ciudadano para servir”, concluye.

Por segunda vez en su historia, la apertura oficial de la CF no tuvo lugar en Brasilia, capital federal y sede de la CNBB, sino en la Basílica de Nuestra Señora Aparecida, patrona del país. Allí, su arzobispo, Raymundo Damasceno Assis, presidió la Eucaristía del Miércoles de Ceniza, cuya homilía corrió a cargo del secretario de la CNBB, Dimas Lara Barbosa. En 2007, cuando se trató el tema de la Amazonía, la CF arrancó en Belém.

Como ocurre anualmente, las diócesis han abierto esta CF de forma descentralizada, así como las acciones y actividades, en función de sus diversas realidades locales. Siempre, claro, sobre el tema elegido para esta Cuaresma.

EN 2010, CAMPAÑA ECUMÉNICA

Economía y vida será el tema de la Campaña de la Fraternidad Ecuménica de 2010, que tendrá por lema la amonestación recogida en el Evangelio de Mateo: “No podéis servir a Dios y al dinero”. Cáritas y la Fundación Luterana de Diaconía (FLD) integrarán el Comité Gestor del Fondo Ecuménico de Solidaridad, que administrará los recursos recogidos en la Campaña. El Comité Gestor contará también con la participación del secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Iglesias Cristianas del Brasil (CONIC), reverendo Luiz Alberto Barbosa, y de un representante de las iglesias Siriana Ortodoxa de Antioquía, Presbiteriana Unida y Episcopal Anglicana de Brasil.

En el nº 2.650 de Vida Nueva.

Actualizado
27/02/2009
Compartir