Argentina expulsa al obispo Williamson

La insistencia del prelado lefebvrista en negar el Holocausto precipita la decisión

seminario-lefebvrista(Washington Uranga- Buenos Aires) La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, decidió el 18 de febrero revocar la visa de residencia del obispo lefebvrista Richard Williamson y, a través de un comunicado del ministro del Interior, Florencio Randazzo, lo conminó a “abandonar el país en el plazo perentorio de diez días bajo apercibimiento de tener decretada su expulsión”. El Gobierno esgrimió como argumento para tomar dicha medida que el obispo “ha fraguado reiteradamente el verdadero motivo de su permanencia en el país ya que declara ser un empleado administrativo de la Asociación Civil ‘La Tradición’, cuando en realidad su verdadera actividad era la de sacerdote y director del Seminario de la Fraternidad San Pío X”, el grupo que sigue las orientaciones del fallecido obispo francés Marcel Lefebvre y que se encuentra afincado en la localidad de Moreno, próxima a la capital argentina.

Williamson, junto a otros cuatro obispos tradicionalistas, fue excomulgado en 1988 tras ser ordenados por Lefebvre sin autorización papal, pero esa sanción acaba de ser levantada por Benedicto XVI. Con posterioridad a esta decisión, se conocieron declaraciones de Williamson a la televisión sueca negando el Holocausto judío y pidió “pruebas” para rectificarse incluso después de que el Vaticano y el Papa desautorizaran sus palabras.

Ante tal escándalo, la Fraternidad San Pío X apartó a Williamson de su cargo como rector del Seminario de La Reja. La determinación del Gobierno argentino sostiene también que las afirmaciones de Williamson “agreden profundamente a la sociedad argentina, al pueblo judío y a la humanidad toda, pretendiendo negar una comprobada verdad histórica”. Sus polémicas declaraciones provocaron críticas reacciones en Argentina, sobre todo de las organizaciones judías, que representan a una de las comunidades más grandes y reconocidas del país.

williamsonLa Iglesia católica argentina, mientras tanto, ha tomado distancia del hecho. Así, el portavoz del Episcopado, el sacerdote Jorge Oesterheld, dijo que la Iglesia local “no tiene ningún contacto oficial con Williamson ni con la Fraternidad San Pío X”. En el mismo sentido, el ex portavoz del cardenal Bergoglio, el sacerdote Guillermo Marcó, reconoció que la Iglesia en Argentina “se beneficia” con la salida de Williamson del país. Redoblando su actitud desafiante, el obispo lefebvrista  hizo saber que él mismo ya había tomado la decisión de irse de Argentina, aunque no indicó cuál será su destino. 

En el nº 2.650 de Vida Nueva.

Actualizado
27/02/2009
Compartir