La oposición venezolana avanza, pero Chávez vuelve a vencer

Aunque el Referéndum del día 15 apunta un descenso en el apoyo al mandatario, él confía en gobernar hasta 2019

(Andrés Cañizález– Caracas) La oposición venezolana alcanzó un resultado histórico en el referéndum celebrado el domingo 15 de febrero, al sobrepasar los cinco millones de votos. Sin embargo, el presidente Hugo Chávez volvió a imponerse en las urnas, logrando el necesario respaldo popular para sacar adelante una enmienda a la Constitución bolivariana (aprobada en 1999) y, así, poder presentarse al cargo de jefe de Estado de forma ilimitada.

Desde que los sectores contrarios al proyecto político del mandatario asumieron la senda electoral en diciembre de 2006, cuando Chávez resultó reelegido con 7,3 millones de apoyos, su techo de votos se situaba en torno a los 4,5 millones de votos. El día 15, sin embargo, alcanzaron los 5,1 millones. “Se trata de un enorme avance para la sociedad democrática venezolana”, reconoció el secretario del partido socialcristiano COPEI, Luis Ignacio Planas.

Chávez presentó en diciembre pasado la propuesta de enmienda constitucional para eliminar cualquier límite a la reelección presidencial. Según la Carta Magna que el propio Chávez hizo aprobar en 1999, sólo estaban previstos dos períodos presidenciales de seis años cada uno. Ahora bien, en medio de la campaña, y para ganar adhesiones de sus colaboradores en gobernaciones provinciales y alcaldías municipales, el presidente prometió que la reelección ilimitada abarcaría a todos los cargos de elección popular. A causa del rechazo registrado en la opinión pública, la pregunta para el referéndum elaborada por la Asamblea Nacional (Parlamento) evitó usar la expresión ‘reelección indefinida’, cuando en realidad era esto lo que estaba en juego, y habló de aumentar los derechos políticos de los venezolanos, de forma genérica.

Este 15 de febrero, Chávez alcanzó 6,3 millones de votos, una cifra que, si bien le otorgó el triunfo, refleja –en opinión de diversos analistas– la mella que ha provocado un largo ejercicio en el poder. El 2 de febrero de este año, Chávez cumplió una década como presidente de Venezuela y, según sus propios cálculos, seguirá gobernando durante una década más, pues da ya por descontado que triunfará en 2012 para un nuevo período (2013-2019). “Entonces veremos –proclamó un Hugo Chávez exultante, poco después de que se diera a conocer el resultado del referéndum– si este soldado se retira o si el pueblo decide darle más responsabilidades”.

Clara polarización

La pérdida de un millón de votos respecto a los comicios presidenciales de 2006 puede interpretarse como una señal del deterioro en el poder de convocatoria del mandatario, que se había propuesto como meta lograr de nuevo los siete millones de votos en este enésimo referéndum, una consulta que volvió a polarizar claramente a los venezolanos.

El dirigente del partido centro-derechista Primero Justicia, Tomás Guanipa, resaltó el papel jugado por los jóvenes en esta contienda electoral. Miles de universitarios encabezaron manifestaciones, con escasos recursos pero gran creatividad, para mostrar su rechazo a la reforma constitucional, que “implica la perpetuación en el poder de un solo hombre”. Para Guanipa, la oposición democrática en Venezuela debe mantener encendida “desde ahora mismo” la lucha contra el Gobierno de Chávez, que utilizó abiertamente en la campaña electoral los recursos del Estado para favorecer su opción.

Mientras tanto, el clima de paz por el que aboga la Iglesia (ver recuadro) parece ser una suerte de quimera en un país atravesado por los conflictos. En su alocución la noche del 15 de febrero, Chávez se felicitó porque “el pueblo votó por el socialismo”, y anunció que seguirá adelante con su proyecto político, al tiempo que minimizó el rol de la oposición.

LA IGLESIA ALABA LA LECCIÓN DEMOCRÁTICA

Aunque la Iglesia católica no tuvo una reacción oficial inmediata ante los resultados, algunos prelados expresaron en privado su satisfacción por el alto nivel de participación ciudadana (sólo se abstuvieron el 30% de los venezolanos inscritos en el registro electoral). Para algunos obispos consultados, la jornada electoral fue una clara demostración de que los venezolanos apuestan por el modelo democrático, más allá de las diferencias que puedan existir en términos políticos o ideológicos.

Previamente, el viernes 13, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y arzobispo de Maracaibo, Ubaldo Santana, dio a conocer un comunicado de la directiva episcopal llamando a los actores políticos a reconocer los resultados, aun cuando éstos no les favorecieran, y a trabajar después de los comicios por un clima de paz y tolerancia en el país.

En el nº 2.649 de Vida Nueva.

Actualizado
20/02/2009
Compartir