El Papa levanta la excomunión a los cuatro obispos lefebvristas

El Vaticano da un nuevo paso hacia la reconciliación definitiva con la Fraternidad de San Pío X

(Vida Nueva) Es “un paso fundamental para alcanzar la reconciliación definitiva con el movimiento iniciado y guiado por monseñor Marcel Lefebvre“. Con estas palabras, según informa la agencia de noticias Zenit, explicaba el director de la Oficina de Información de la Santa Sede, Federico Lombardi, la importancia de la noticia del levantamiento por parte del Papa de la excomunión a los cuatro obispos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X que fueron ordenados sin mandato pontificio en 1988. Así, Benedicto XVI, a través de un decreto de la Congregación para los Obispos con fecha 21 de enero, ha decidido reconsiderar la situación canónica de Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson, Alfonso de Galarreta y Bernard Fellay, tras un largo proceso de diálogo entre el Vaticano y la Fraternidad Sacerdotal San Pío X. 

El superior general de esta Fraternidad, Bernard Fellay, envió una carta al Santo Padre el pasado 15 de diciembre de 2008 en la que manifestaba la voluntad de “poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana”. Sin embargo, con anterioridad se habían producido varios intentos de reconciliación que resultaron infructuosos. El último episodio se vivió en julio de 2008, coincidiendo con el 20º aniversario de las excomuniones, en el que los lefebvristas rechazaron la “mano tendida” del Pontífice.

Texto del decreto

“Con la carta del 15 de diciembre de 2008 enviada a su eminencia el cardenal Darío Castrillón Hoyos, presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, monseñor Bernard Fellay, en su nombre y en el de los otros obispos consagrados el 30 de junio de 1988, volvía a solicitar el levantamiento de la excomunión latae sententiae formalmente declarada por decreto del prefecto de esta Congregación para los Obispos con fecha del 1 de julio de 1988.

En la mencionada carta, monseñor Fellay afirma entre otras cosas: ‘estamos siempre fervorosamente determinados en la voluntad de ser y permanecer católicos y de poner todas nuestras fuerzas al servicio del Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, que es la Iglesia católica romana. Nosotros aceptamos todas sus enseñanzas con ánimo filial. Creemos firmemente en el primado de Pedro y en sus prerrogativas y por ello nos hace sufrir tanto la actual situación’.

Su Santidad Benedicto XVI, paternalmente sensible al malestar espiritual manifestado por los interesados a causa de la sanción de excomunión, y confiando en el compromiso expresado por ellos en la citada carta de no ahorrar esfuerzo alguno para profundizar en necesarias conversaciones con las autoridades de la Santa Sede en las cuestiones aún abiertas, y poder así llegar rápidamente a una plena y satisfactoria solución del problema existente en un principio, ha decidido reconsiderar la situación canónica de los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta surgida con su consagración episcopal.

Con este acto se desea consolidar las relaciones recíprocas de confianza, intensificar y hacer más estables las relaciones de la Fraternidad San Pío X con la Sede Apostólica. Este don de paz, al final de las celebraciones de Navidad, quiere ser también un signo para promover la unidad en la caridad de la Iglesia universal, y por su medio, llegar a remover el escándalo de la división.

Se desea que este paso sea seguido por la solícita realización de la plena comunión con la Iglesia de toda la Fraternidad San Pío X, testimoniando así auténtica fidelidad y un verdadero reconocimiento del Magisterio y de la autoridad del Papa, con la prueba de la unidad visible.

En virtud de las facultades que me han sido expresamente concedidas por el Santo Padre, Benedicto XVI, en virtud del presente Decreto, levanto a los obispos Bernard Fellay, Bernard Tissier de Mallerais, Richard Williamson y Alfonso de Galarreta la censura de excomunión latae sententiae declarada por esta Congregación el 1 de julio de 1988 y declaro privado de efectos jurídicos a partir del día de hoy el decreto entonces publicado.

Roma, Congregación para los Obispos, 21 de enero de 2009

Cardenal Giovanni Battista Re“.

Comunicado de Bernard Fellay

“La excomunión de los obispos consagrados por S. E. Mons. Marcel Lefebvre el 30 de junio de 1988, que había sido declarada por la Sagrada Congregación para los Obispos por un decreto del 1º de julio de 1988 y que nosotros siempre negamos, ha sido retirada por otro decreto de la misma Congregación fechado el 21 de enero de 2009 por mandato del Papa Benedicto XVI.

Expresamos nuestra gratitud filial al Santo Padre por este acto que, más allá de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, representará un beneficio para toda la Iglesia. Nuestra Fraternidad desea poder ayudar siempre al Papa a remediar la crisis sin precedentes que sacude actualmente al mundo católico, y que el Papa Juan Pablo II había calificado como un estado de ‘apostasía silenciosa’.

Además de nuestro reconocimiento al Santo Padre, y a todos los que le ayudaron a realizar este valeroso acto, nos congratulamos que el decreto del 21 de enero juzgue necesarias la realización de ‘reuniones’ con la Santa Sede, las cuales permitirán a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X exponer las razones doctrinales de fondo que ella estima ser el origen de las dificultades actuales de la Iglesia.

En este nuevo ambiente, tenemos la firme esperanza de arribar pronto a un reconocimiento de los derechos de la Tradición católica.

Menzingen, 24 de enero de 2009

+ Bernard Fellay“.

Más información en el nº 2.646 de Vida Nueva.

Actualizado
26/01/2009
Compartir