La UPSA debate las raíces éticas y morales de la crisis económica mundial

(Texto y fotos: Roberto Ruano– Salamanca) “Ante la situación que estamos padeciendo, la sociedad está esperando una lectura intelectual y universitaria de esta crisis económica, que tan gravemente está repercutiendo en los sectores más pobres de la sociedad. Y una Facultad de Teología de una Universidad católica no puede permanecer indiferente ante el horizonte incierto de miles de personas.” Así resume y justifica el Decano de la Facultad de Teología de la UPSA, Gonzalo Tejerina, la temática y el por qué del encuentro científico Responsabilidad y Crisis económica, una iniciativa de la Cátedra San Pedro Poveda y el área de Teología Práctica de la UPSA, celebrado en Salamanca el pasado 17 de enero. 

En la presentación, Ángel Galindo, Catedrático de Teología Moral de la UPSA y coordinador de la iniciativa, aseguraba que desde el ámbito social y eclesial se ha de crear conciencia de que la responsabilidad de la crisis está en personas concretas; subrayaba la importancia que tiene el apoyo crítico de la Doctrina Social de la Iglesia hacia el mundo empresarial, y la relación que esta crisis tiene con otras crisis, como la ética, social y financiera. “Esta situación -afirmó- nos invita a reflexionar sobre nuestro estilo de vida, nuestra relación con el dinero, sobre la forma en que invertimos nuestros propios ahorros y recurrimos al crédito, y la necesidad de reorientar el mercado financiero por medio de inversiones socialmente responsables”.

Para el profesor José Luis Barreiro, de la Universidad de Santiago, estamos ante una crisis política: “Cada vez existe mayor disociación entre el mundo de la economía, que tiende hacia la globalización, y el mundo de la política, en manos del Estado”. Abogó por una globalización de la política a través de estructuras pluricéntricas de igualdad, legalidad y participación, teniendo como punto de referencia el único intento donde se han ido dando pasos en este sentido: la Unión Europea. Tesis no compartida por el segundo de los ponentes, el profesor José Juan Franch Meneu, de la Universidad Autónoma de Madrid, para quien, “la economía no puede entenderse sin la ética. La solución de esta crisis pasa obligatoriamente por una regeneración moral y un replanteamiento ético de la economía. Fruto de la soberbia y de otros pecados como la avaricia, se ha producido una quiebra moral, se han violado muchas reglas”.

Por último, la profesora Consuelo Gámez Amián, de la Universidad de Málaga y miembro de la Cátedra Pedro Poveda, analizó la dimensión ética de la crisis, afirmando que “el afán desmedido de beneficios que fundamenta nuestro sistema actual, junto con una sorprendente falta de control sobre las bancas de inversión y los sistemas de rating, han sido los actores principales de la crisis”.

En el nº 2.645 de Vida Nueva.

Actualizado
23/01/2009
Compartir