Familia: escuela de fe y hogar de la vida

La capital mexicana acogió el VI Encuentro Mundial de las Familias

(Pablo Romo Cedano– México DF) La familia ha sido y es escuela de la fe, palestra de valores humanos y cívicos, hogar en el que la vida humana nace y se acoge generosa y responsablemente”. Así se manifestó el actual presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y obispo de Texcoco, Carlos Aguiar Retes, durante la inauguración del VI Encuentro Mundial de las Familias (EMF), celebrado en la capital del país días atrás. La cita, clausurada el domingo 18 de enero, congregó durante varias jornadas a especialistas de todo el mundo para debatir sobre los temas más importantes y que más preocupan hoy a la familia católica.

A lo largo de casi una semana, los medios de comunicación mexicanos no dejaron de hablar de los temas de la familia y de este Encuentro Mundial de las Familias como un hecho pocas veces visto en el país. Si bien es la primera vez que el Papa no participa en una de estas reuniones, Benedicto XVI se quiso hacer presente en dos momentos gracias a la tecnología vía satélite, uniendo a las asambleas congregadas para la inauguración y la Eucaristía de clausura -presidida por el legado pontificio, el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado vaticano- con las que habían acudido hasta la Plaza de San Pedro para orar con él.

De igual forma, gracias a Internet, decenas de miles de personas pudieron seguir las ponencias y eventos más destacados de este EMF 2009 en al menos 45 países, uniéndose en oración, emoción y reflexión con casi 10.000 participantes que estuvieron in situ en el inmenso Centro de Convenciones del Expo Bancomer, en la zona de corporativos de Santa Fe, al oeste de la Ciudad de México.

Tras la sesión inaugural, presidida por el cardenal Ennio Antonelli, primer responsable del Pontificio Consejo para la Familia desde junio de 2008 en sustitución del cardenal López Trujillo, se sucedieron intensas jornadas de trabajo, sobre todo las que tuvieron lugar en el marco del Congreso Teológico Pastoral, con interesantes análisis sobre temas ciertamente delicados. 

La polémica trascendió las aulas del Centro de Convenciones y abrió significativos debates en programas de radio y artículos de prensa. Asuntos como el modelo único de familia ante la realidad de “otras formas de familia”, el matrimonio gay, el papel de la mujer en la familia, la inseminación artificial, las parejas sin hijos, el uso de anticonceptivos y del preservativo, entre otros, polarizaron la discusión en algunos sectores sociales, llegando a generar protestas y manifestaciones públicas.

De todo el mundo

Los protagonistas de este EMF 2009 fueron muchos y muy variados, desde los especialistas originarios de más de 15 países, pasando por los cientos de jóvenes voluntarios de escuelas católicas, particularmente de las que dirigen los Legionarios de Cristo, hasta los líderes de los principales movimientos familiares católicos del mundo: entre otros, Equipos de Nuestra Señora, Couples for Christ, Renovación Carismática, Familia Educadora en la Fe, Woldwide Marriage Encounter, Sodalicio de Vida Cristiana, Crescendo, Comunidad de San Egidio y Movimiento Familiar Cristiano). 

El cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Monterrey, impartió la breve lectio divina del primer día. No fue la única presencia cardenalicia, pues, además del anfitrión, Norberto Rivera Carrera, hasta una treintena de purpurados presidieron las diversas sesiones del EMF, entre ellos, Agustín García-Gasco (Valencia), Francisco Javier Errázuiz (Santiago de Chile), Polycarp Pengo (Dar-es-Salaam), Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga (Tegucigalpa), Christian W. Tumi (Douala), Nicolás de Jesús López Rodríguez (Santo Domingo), y Odilo Pedro Scherer (São Paulo).

Ya en noviembre pasado, al escribir a la CEM, el cardenal Antonelli establecía claramente las directrices del Encuentro,  “un acontecimiento muy importante, tanto porque se refiere a la familia, célula fundamental de la Iglesia y de la sociedad civil, como porque vendrán muchos cardenales, obispos y delegaciones de todo el mundo: África, Asia, América Latina, Estados Unidos y Canadá, Europa y Oceanía”, y añadía en su misiva que “será una espléndida experiencia de fraternidad universal”. De hecho, este EMF 2009 se convirtió en un espacio muy rico para refrendar las claras posturas que la Iglesia católica ha asumido en los últimos años sobre los temas de la familia. 

Mientras, desde el Vaticano, en su saludo inicial, Benedicto XVI reiteró su convicción de que la familia es el espacio privilegiado para fortalecer la fe, “sobre todo ante los peligros que acosan a las familias hoy”. Y agregó que, “cuando la familia no se cierra en sí misma, los hijos van aprendiendo que existe una familia universal en la que todos los seres humanos son hermanos. Difundir los valores de la familia no impiden el gozo del amor entre el hombre y la mujer, lo que buscan es hacerlo más libre”. Al final de su mensaje, el Papa puso de relieve el papel que juegan los abuelos en la educación en la fe dentro de las familias católicas, pues, como “garantes del afecto y la ternura, ellos dan a los pequeños la perspectiva del tiempo, son la memoria de la familia”. “Que no sean excluidos del círculo de la familia. Son un tesoro que no podemos evitar, ellos dan testimonio de fe ante la cercanía de la muerte”, recordó.

De igual forma, en el vídeo-mensaje retransmitido para la clausura del EMF 2009, Benedicto XVI reiteró lo dicho en otras intervenciones preparatorias y recuperó sus palabras de la homilía en la Misa de clausura del Encuentro anterior: “La familia es fundamento indispensable para la sociedad y los pueblos, así como un bien insustituible para los hijos, dignos de venir a la vida como fruto del amor, de la donación total y generosa de los padres. Como puso de manifiesto Jesús honrando a la Virgen María y a san José, la familia ocupa un lugar primario en la educación de la persona. Es una verdadera escuela de humanidad y de valores perennes. Nadie se ha dado el ser a sí mismo. Hemos recibido de otros la vida, que se desarrolla y madura con las verdades y valores que aprendemos en la relación y comunión con los demás. En este sentido, la familia fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer expresa esta dimensión relacional, filial y comunitaria, y es el ámbito donde el hombre puede nacer con dignidad, crecer y desarrollarse de un modo integral”.

Protección legal

Asimismo, invitó a los gobernantes (el presidente mexicano, Felipe Calderón, intervino en la jornada inaugural) y legisladores a reflexionar y legislar para proteger a la familia: “La familia -señaló- es el bien fundamental y requiere ser protegido legalmente (…) Los hijos tienen derecho a nacer, a ser educados en la fe, a un hogar, como Jesús en Nazaret, y a ser protegidos de toda clase de insidia y violencia”.

Los mensajes del Papa calaron hondo en el ánimo de no pocos legisladores en México (segundo país en número de católicos practicantes del mundo), quienes, paradójicamente, han impulsado leyes en el país latinoamericano que favorecen que sea legal la vida en pareja de personas del mismo sexo o que sea posible la práctica del aborto antes de las 12 semanas de gestación, entre otras. Pero quedó claro que los principios recordados por el Papa traspasaban las fronteras del país anfitrión. Así, el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz señaló en rueda de prensa que “preocupa a la Iglesia que gobiernos latinoamericanos no tengan entre sus ministerios y secretarías de Estado un área destinada a estudiar los posibles escenarios e impactos que la promulgación de alguna ley podría provocar en el ámbito familiar”. El arzobispo de Santiago criticó que, “según una investigación en el norte de Europa, los infantes que permanecen los primeros tres años en compañía de su madre muestran una tendencia menor a caer en problemas de drogadicción y crimen; pero que, por desgracia, los gobiernos facilitan sistemas educativos para infantes de cada vez menor rango de edad, como pareciendo indicar a las madres que asuman su compromiso económico social: hay kinder, pre-kinder, pre-pre-pre-kinder. Que favorecen que la mujer no esté cerca de sus hijos y asuma el 50% del mercado laboral y la economía nacional. Como si lo que hace dentro del hogar no existiera, no tenga el mismo valor que si trabajara”.

También el tema del divorcio fue abordado por los especialistas en diversos momentos, desde las ópticas teológica y pastoral. Si bien se reconoció la urgencia de atender pastoralmente a las parejas que han vivido “la dolorosa separación conyugal”, y se reconoció que muchos “matrimonios irregulares” ofrecen una aportación muy importante a la comunidad creyente, quedó claro, según el  cardenal Bertone, que “no se puede cambiar la doctrina de la Iglesia sobre el tema del matrimonio porque Jesucristo, nuestro Maestro, ha sido muy claro en este punto de la fidelidad, del adulterio, pero nosotros debemos practicar la misericordia de Dios y ayudar a las familias irregulares a vivir la experiencia de la oración y de la caridad”.

Las palabras del secretario de Estado vaticano y el propio tema hallaron eco en la prensa mexicana, muy sensible en este momento, pues hace unas semanas el ex presidente Vicente Fox recibió la declaración de nulidad de su matrimonio y ahora prepara su boda con Marta Sahagún (también separada y anulado su matrimonio por la Iglesia). En aquel momento, el Episcopado mexicano señaló que la Iglesia no disolvió el matrimonio religioso de Fox y De la Concha, sino que “nunca existió”, porque el contrayente padecía “graves trastornos psíquicos”.

Por su parte, el presidente de la Comisión para la Familia de la CEM y obispo de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, habló ante la prensa de los retos que las familias deben enfrentar hoy: la carestía económica y los fenómenos significativos de erosión de la familia como el de las madres solteras, que a menudo deben trabajar descuidando a sus hijos. 

Homosexuales

Las parejas homosexuales fueron otro asunto que generó debate no sólo en la medios y en la calle, sino en el seno del Pontificio Consejo para la Familia, pues si bien su presidente, el cardenal Antonelli, dijo que “es un hecho privado” y no puede equipararse a la relación entre una pareja de diferente sexo, fue necesario que el subsecretario de dicho organismo, el sacerdote Carlos Simón Vázquez, emitiera desde el Vaticano horas después una “aclaración” con tres puntos reafirmando que “la homosexualidad no es un componente necesario de la sociedad como lo es la familia”. “Afirmando que la homosexualidad es un hecho privado -se lee-, el presidente del Pontificio Consejo para la Familia no pretendió justificarla. El cardenal simplemente subrayó que la homosexualidad no contribuye favorablemente a la estructuración de las personas y de la sociedad. El ejercicio de la homosexualidad no refleja la verdad de la amistad. La amistad es inherente a la condición humana, en la que se dan relaciones de proximidad, apoyo y cooperación, en un clima cortés y afable. La amistad debe vivirse en la castidad”. 

Y el punto tercero aclara la presentación del cardenal diciendo que “la Iglesia mantiene la preocupación de acoger y acompañar a las personas homosexuales. Toda persona que tiene dificultades para vivir rectamente la sexualidad está llamada a encontrarse con Cristo y a vivir, en consecuencia, de acuerdo con las exigencias de la libertad y la responsabilidad de la fe, la esperanza y la caridad. En cambio, es contrario a la verdad de la identidad humana y al designio de Dios vivir una experiencia homosexual, una relación de este tipo, y más aún el pretender reivindicar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Son contrarios a los verdaderos intereses de las personas y a las necesidades de la sociedad. Constituyen una transgresión del sentido del amor tal como Dios nos lo ha revelado a través del mensaje de Cristo, del cual la Iglesia es servidora, como expresión de la caridad a los hombres y mujeres de nuestro tiempo”.

El Encuentro estuvo acompañado de actos litúrgicos, la celebración de la Eucaristía y las oraciones de la mañana y la tarde, creando un ambiente de paz y recogimiento. La capilla que se improvisó en una de las salas fue visitada permanentemente por familias que rezaban el rosario. El EMF contó también con eventos muy festivos, llenos de expresiones emotivas para las familias, como el recital musical y las improvisadas rondallas de jóvenes cantando en los tiempos de descanso. La Feria de la Familia ofreció en sus más de 120 casetas artículos muy diversos para motivar a la familia a orar juntos, leer, afiliarse a espacios y asociaciones laicales, etc.

En la Eucaristía de clausura se anunció que el próximo EMF se realizará en Europa, esta vez en Milán en el año 2012.

En el nº 2.645 de Vida Nueva.

Actualizado
23/01/2009
Compartir