El mapa claroscuro de los derechos humanos

Human Rights Watch apunta las luces y sombras del continente latinoamericano

(Vida Nueva) La organización Human Rights Watch (HRW) ha elogiado a varios países de América Latina por sus esfuerzos en favor de los derechos humanos, pero ha manifestado también sus objeciones en este mismo campo hacia otros países como Cuba, Colombia, Venezuela, México y Brasil, informa BBC Mundo.

En su informe anual de 2009, HRW respalda públicamente la labor de gobiernos como los de Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay por sus iniciativas en defensa de los derechos humanos, resaltando “el rol que han jugado en la promoción de la causa de los derechos humanos en las políticas exteriores de estos países”. En este sentido, el director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, deseó que la reciente visita a Cuba de la presidenta argentina, Cristina Fernández, haya servido para abordar también “el tema de los derechos humanos como tema importante en la agenda”. 

Y es que su organización se muestra insatisfecha con el país caribeño, donde no se han concretado las expectativas de cambio creadas cuando Raúl Castro asumió el gobierno en 2006 de manos de su hermano Fidel. “En el caso de Cuba -lamentó Vivanco-, se trata de un régimen totalitario que niega todas las libertades fundamentales de las que sí se goza en el resto de la región”. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) contabilizó en julio de 2008 una lista de 219 prisioneros políticos. Según HRW, además de los 75 disidentes políticos y periodistas independientes detenidos y juzgados en 2003, más de 50 siguieron detenidos en 2008.

El informe de HRW denuncia, asimismo, a Colombia por sus “más de 1.000 ejecuciones extrajudiciales”, perpetradas por el ejército en años recientes, y por el uso de armas prohibidas y la práctica de los secuestros por parte de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). También el Gobierno del venezolano Hugo Chávez es objeto de las críticas de la ONG por “anular el rol del poder judicial”. En cuanto a México y Brasil, Vivanco reconoció la preocupación de HRW ante la magnitud de la violencia desencadenada por la delincuencia común y el narcotráfico, y criticó la intervención de las fuerzas armadas para combatir tales problemas, “porque carecen de entrenamiento para actuar eficazmente” sin generar actos de violencia impune.

Mensaje para Obama

Finalmente, el informe de HRW insta al nuevo Gobierno estadounidense de Barack Obama a replantear la política de su antecesor y a “someterse al Estado de derecho revisando su firma del Tratado de la Corte Penal Internacional (CPI), presentando su candidatura al Consejo de Derechos Humanos de la ONU y ratificando los importantes tratados de derechos humanos que ha desatendido”.

En el nº 2.645 de Vida Nueva.

Actualizado
23/01/2009
Compartir