Sistach: “Una auténtica laicidad ha de tutelar la libertad religiosa”

(Miguel Ángel Malavia) Barcelona albergó, del 10 al 12 de diciembre, el Congreso ‘Las religiones en Europa ante el siglo XXI’. Organizado por el Grupo de Trabajo Estable de Religiones, el encuentro fue un espacio para el diálogo interreligioso, estando presentes representantes de diferentes confesiones. 

El cardenal Lluís Martínez Sistach, en su intervención, reafirmó la “apuesta de la Iglesia católica por el diálogo”, siendo siempre “necesario profundizar en el mismo”. También instó a las autoridades a que “valoren positivamente la religión”, como modo de fomentar “una auténtica laicidad que tutele el derecho fundamental de la libertad religiosa”. “Laicidad y religión pueden convivir en paz”, apuntó el presidente de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas, Daniel Rodríguez.  

El director del Instituto Europeo del Mediterráneo, Senén Florensa, definió el Mare Nostrum como un complejo “microcosmos” del que han surgido las tres grandes religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam. Desde la perspectiva histórica, lamentó que muchas veces haya sido un auténtico “epicentro de conflictos”, siendo guerras en nombre de Dios. Para el momento actual, marcado en gran parte “por el fenómeno inmigratorio, especialmente con la comunidad musulmana”, afirmó que ésta puede ser “una oportunidad positiva para Europa y, en particular, para España”. A su juicio, esto sólo se daría si contribuyera a “la diversificación y modernización de la mentalidad, recuperando sus componentes multiculturales”.    

Por su parte, el director general de Asuntos Religiosos, José María Contreras, hizo mención al 60º aniversario de la Declaración de Derechos Humanos, siendo “uno de ellos el de la libertad religiosa”. “Principio -añadió- que ha de ser reflejo de un verdadero espacio de convivencia en Europa y España”. 

En el nº 2.641 de Vida Nueva.

Actualizado
19/12/2008
Compartir