Los obispos españoles felicitan a Antonio Cañizares por su nuevo cargo

El nuevo prefecto para el Culto Divino aún no ha dado a conocer a su sucesor en Toledo

(J. F. Martín– Toledo) Las campanas de la catedral de Toledo, que pregonaron el pasado 9 de diciembre a la ciudad el nombramiento del cardenal Antonio Cañizares, como nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, se convirtieron en preludio de las innumerables felicitaciones recibidas de la Iglesia y las autoridades civiles. Los obispos españoles se congratularon mediante una nota de prensa “por la confianza que le ha demostrado el Santo Padre al llamarle a colaborar estrechamente con él en el gobierno de la Iglesia Universal”. 

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, señaló que, “como toledanos, castellano-manchegos y españoles nos llena de satisfacción que un español ocupe tan alta responsabilidad”. Antonio Cañizares, que hizo pública la noticia (“tan rumoreada, pero sólo hasta hoy real”, señaló) antes de la inauguración del nuevo Archivo Diocesano, no indicó quién será el nuevo arzobispo de Toledo. 

¿Quién le sucederá en la sede primada? Las quinielas ya barajan nombres y más nombres. Aunque lo único seguro es que la historia se escribirá en los próximos meses a las 12 de la mañana,  repicada por las campanas de la catedral toledana. Hasta que llegue ese día, el cardenal Cañizares vivirá a caballo entre Roma y Toledo, haciendo compatibles ambas responsabilidades.

En el nº 2.640 de Vida Nueva.

Actualizado
12/12/2008
Compartir