Antonio Cañizares: “Se abre para mí un verdadero Adviento de esperanza”

El arzobispo de Toledo es nombrado prefecto de la Congregación para el Culto Divino

(Vida Nueva) “Se abre para mí un verdadero Adviento de esperanza, un tiempo de caminar bajo el signo de la fe, como Abrahán, hacia la ‘tierra’ que Dios me va a mostrar, puesta mi vida en sus manos, y como el centinela de la noche en vela para estar atento por donde Dios llega”, ha dicho el arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, tras hacerse público su nombramiento como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. En un mensaje dirigido a los miembros de su diócesis, el cardenal manifiesta su “dolor” por tener que abandonar el arzobispado, y se muestra agradecido a quienes forman la Iglesia de Toledo –obispo auxiliar, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos–, así como a las “autoridades y a las instituciones de España, de la Comunidad de Castilla la Mancha, de Toledo y de todos los pueblos y ciudades de nuestra provincia”.

Cañizares también pide perdón por los posibles errores que haya podido cometer: “Con toda mi imperfección y pecado, no he querido otra cosa que vivir en Cristo, conocer a Cristo, proclamar a Cristo, amaros a todos, orar por todos”. Asimismo, recuerda algunos de los propósitos que en su día plasmó en su carta de saludo a la diócesis, como el de no olvidar ni silenciar la palabra de Cristo, ante los que manifesta: “Creo que esto se ha cumplido, con la gracia de Dios”. El arzobispo anuncia, para terminar, que durante algún tiempo, hasta que tome posesión su sucesor, aun por designar, seguirá la frente de la sede primada, por lo que alternará Roma y Toledo.

Biografía

Antonio Cañizares nació en Utiel (Valencia) el 15 de octubre de 1945. Ordenado sacerdote en el año 1970 en Sinarcas (Valencia), fue nombrado obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992 y arzobispo de Granada en febrero de 1997. El 24 de octubre de 2002 es nombrado arzobispo de Toledo por el Santo Padre Juan Pablo II y toma posesión de la sede primada el 15 de diciembre de 2002. Fue nombrado cardenal por Benedicto XVI en el Consistorio de marzo de 2006.

Realizó los estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el Doctorado en Teología con especialidad en Catequesis, dedicando la mayor parte de su vida a la docencia. Es perito en Pastoral Catequética por el Instituto Superior de Pastoral de Madrid, miembro de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española y honorífico de la academia de jurisprudencia de Granada. El 10 de noviembre de 1995, fue nombrado por Juan Pablo II miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe. En la Conferencia Episcopal Española ha sido, entre otros cargos, presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis y vicepresidente (2005-2008).

Actualizado
09/12/2008
Compartir