Las diócesis muestran su solidaridad ante la crisis

La Conferencia Episcopal destina 1,9 millones de euros del Fondo Común Interdiocesano a Cáritas

(Marina de Miguel) Necesidad de alimentos y ropa, el pago del alquiler del piso o la pérdida de trabajo. Las graves consecuencias de la crisis económica están provocando que cada vez más familias acudan a las Cáritas de todo el país en busca de esperanza, de un apoyo con el que salir adelante. Sensible a esta situación, y ante el incremento de las peticiones, las diócesis, con el visto bueno de la XCII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, celebrada entre el 24 y el 28 de noviembre en Madrid, han aprobado donar el 1% del total bruto del Fondo Común Interdiocesano (1,9 millones de euros) a las Cáritas diocesanas.

Tal como recoge la nota final de la Plenaria -que dedicó una sesión a abordar esta problemática-, se trata de “un gesto de amor fraterno en un momento en el que, ante el incremento de peticiones de ayudas, toda colaboración con Cáritas es poca”. Por esa razón, se hace un llamamiento “a la colaboración de todos los fieles y realidades de la Iglesia para que, cada uno desde sus posibilidades y compe- tencia, se esfuerce con su compromiso generoso y contribuya a la ‘edificación de una sociedad más justa y fraterna, que rechaza la fatalidad de la miseria'”. 

Unas palabras con las que se pretende recordar, según expresó el vicesecretario general para Asuntos Económicos, Fernando Giménez Barriocanal, que “en los momentos de crisis económica es cuando más se necesita la labor de la Iglesia”. Y, por lo tanto, se persigue incentivar la solidaridad de la sociedad, ya mostrada también en los resultados de la Asignación Tributaria de la campaña de 2007 (IRPF 2006), en los que se aprecia cómo, en relación al año anterior, se ha incrementado en 268.336 el número de declaraciones a favor de la Iglesia católica. En total, hubo 6.483.180 declarantes que contribuyeron a su sostenimiento. Teniendo en cuenta los datos globales sobre las declaraciones conjuntas, que suponen el 20% del total, esta cifra asciende hasta más de 7.750.000. En términos porcentuales, marcaron la casilla el 33,45% de los declarantes, lo que implica un leve ascenso con respecto al período anterior. 

En total, la asignación a favor de la Iglesia supone 173.827.522 euros, frente a los 144.242.905 de pago a cuenta. Sin embargo, puesto que la cantidad recibida como pago a cuenta de 2006 fue elevada a definitiva en la ley de Presupuestos de 2007 (en virtud de lo previsto en la revisión del sistema de asignación regulado en la Ley de Presupuestos de 2000), la diferencia surgida a favor de la Iglesia, casi 30 millones de euros, no será liquidada.

En la campaña 2008, de la que todavía la CEE no dispone de datos, entró en vigor, en virtud del acuerdo suscrito entre la Santa Sede y el Estado Español en diciembre de 2006, la reforma del sistema de asignación tributaria y la adaptación del régimen de IVA de la Iglesia a los requerimientos de la Comisión Europea. Para informar de ella se destinaron 2,7 millones de euros a campañas de imagen e información. 

Dentro del capítulo de gastos e ingresos de la Conferencia Episcopal correspondientes a 2007 -que también fueron presentados en rueda de prensa- se cerró con un déficit de 40.637 euros frente al superávit, en 2006, de 12.212 euros. Además, se presentaron los presupuestos del Fondo Común Interdiocesano, que asciende a 223,187 millones de euros. De ellos, 210 corresponden a la Asignación Tributaria; no obstante, se trata de una aproximación, puesto que todavía no se dispone de datos oficiales sobre la recaudación. Las diócesis aportarán 13,181 millones.

La Biblia de la CEE

La Plenaria, por otra parte, aprobó La Sagrada Biblia. Versión oficial de la Conferencia Episcopal Española, que verá la luz en la BAC. Una vez que la Santa Sede haya otorgado la recognitio a la traducción, se irá incorporando a todos los libros litúrgicos. A modo de preparación, antes aparecerá una Instrucción Pastoral  bajo el título de La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia, que se publicará en las primeras páginas de la versión.

Va a ser un acontecimiento importante para una pastoral de la Palabra de Dios como ha pedido el Sínodo de los Obispos: más honda, más sólida, más amplia”, auguraba el secretario general Juan Antonio Martínez Camino, quien, cuestionado sobre la repercusión que podría tener en los grupos editoriales que publican textos sagrados, matizó que la oficial no excluye a ninguna otra. “Todas pueden seguir siendo utilizadas. Si se potencia la lectura de la Sagrada Escritura, todas saldrán beneficiadas. Va a haber mercado para todas; no se quiere hacer la competencia a nadie”.

Los prelados dieron el visto bueno también a la Instrucción Pastoral sobre la Actualidad de la misión ad gentes en España y a unas Orientaciones para la celebra- ción del matrimonio entre católicos y musulmanes. La elección de Toledo como sede del Congreso Eucarístico Nacional de 2010 y diversos nombramientos fueron objeto, a su vez, de la reunión de otoño. Los obispos también expresaron, ante los atentados de Bombay, “su solidaridad y cercanía a las víctimas”, además de “condenar el terrorismo como un fenómeno intrínsecamente perverso”.

En el nº 2.639 de Vida Nueva.

Actualizado
05/12/2008
Compartir