Eduardo Verástegui: “La vida es un regalo de Dios”

Protagonista de ‘Bella’

(Texto: Marina de Miguel– Foto: San Pablo Multimedia) “Amar a los demás hasta que duela y no juzgar”. Ésta es la aspiración que persigue el polifacético Eduardo Verástegui, actor, productor, modelo, cantante pero, sobre todo, “embajador de la vida”, como se define. La vida no es un accidente, es un regalo de Dios, es sagrada, bella y se tiene que proteger en todo momento, desde la concepción hasta la muerte natural”, recalca con firmeza el mexicano.

Esta percepción revolucionó hace siete años sus deseos, anhelos y propósitos. “Antes todo era el querer ser famoso, tener éxito en la vida, bienes materiales, dinero, placeres… Una ambición desmedida basada en el egoísmo”, reconoce para mostrar lo que le impulsó a abandonar su pueblo de la infancia y adolescencia, Xicontencatl -nació en Ciudad Mante, estado de Tamaulipas, en 1974-, y probar suerte en los Estados Unidos; primero en Nueva York, luego en Miami y Los Ángeles.

Como sucede con ciertas situaciones que, a pesar de ser cotidianas, poseen el don de abrir los ojos, descubrió que, a pesar de alcanzar todo esto, se sentía vacío. “A partir de entonces, mi fe se vuelve el centro de mi vida, lo más importante, todo lo que hago está inspirado por Dios. Quiero utilizar todos mis talentos para servirle a Él y a los demás”.

Consciente de que, “cuando uno no está dispuesto a morir por una causa, la vida se vuelve aburrida”, se implicó en cuerpo y alma en la tarea de dar voz a quienes todavía no la tienen y proteger sus derechos. Por eso, el pasado 26 de noviembre apadrinó en Madrid, Adopción. Al encuentro de la vida, el libro de María Ángeles Fernández editado por San Pablo.

La adopción es una de las cosas más bonitas que se puede hacer. No sólo es un regalo que el padre o la madre le da a un niño, sino también es el regalo que éste les puede dar. Todo el mundo gana”, explicó durante el acto, en el que estuvo acompañado por Luis Fernando Vílchez, profesor de Psicología evolutiva y de educación de la Universidad Complutense.

Pero, sin duda, la ‘niña bonita’ de Verástegui es Bella, la primogénita de ‘Metanoia Films’, la productora que creó en 2004 con el director Alejandro Gómez Monteverde -además al frente de esta película- y el abogado y productor Leo Severino. Con el premio del público en el Festival Internacional de Cine de Toronto y una interesante trayectoria internacional a sus espaldas, llegó a España el pasado 7 de noviembre y ya ha recaudado más de un millón de euros con sólo 105 copias distribuidas. 

Beethoven decía que lo que nace del corazón llega al corazón. Esta película fue hecha con mucho corazón, con todo el corazón, por lo que yo espero que llegue a muchos corazones”, afirma el también protagonista de la cinta.

Por encima de los reconocimientos cosechados, lo que más le enorgullece de su criatura cinematográfica es que se trata de un “canto a la vida”, pues, según le han comunicado, en los últimos meses, más de 25 bebés han nacido porque sus madres, tras ver esta historia de esperanza, finalmente decidieron no abortar. 

Su tocayo Eduardo fue el primero de ellos, mucho antes incluso de que la claqueta marcara el inicio del rodaje. Para preparar su papel, decidió visitar una clínica de abortos y conocer qué era lo que impulsaba a tomar esta decisión. Allí se encontró con una compatriota con la que, después de charlar muchas horas, trabó una gran amistad. Por este encuentro, a ella se le pasó la hora que tenía asignada y perdió la cita. El actor le ofreció su ayuda y comprensión, si deseaba sacar adelante su embarazo. “Cuando me pusieron al niño en los brazos, entendí que mi misión era defender la vida en todo momento, por eso hicimos esta película”, explica emcionado.

Muchos proyectos

Son muchos los proyectos con los que persigue acompañar a quienes están a punto de tirar la toalla. En diciembre de 2005, creó en su tierra natal la Fundación Manto de Guadalupe, en la que busca salvar a los niños del aborto, ofreciendo a las madres recursos y cariño y promoviendo la adopción, además de ayudar, formar y evangelizar a los más necesitados.

Mucho más crudo y directo es el vídeo que ha colgado en internet, donde denuncia que en los Estados Unidos se han practicado más de 45 millones de abortos desde que se legalizó esta práctica. En esta línea está preparando un documental para cines.

En esencia

Una película: La Misión, Roland Joffé.

Un libro: Diario de Santa Faustina.

Un lugar: El pueblo donde pasé la infancia y adolescencia, Xicontencatl.

Un deseo frustrado: Ser pintor.

Un recuerdo de la infancia: Cuando me regalaron mi primer perro, un labrador.

Una persona: Jesús.

La mayor tristeza: Podría escribir un libro con ellas: la mentira, la injusticia, las guerras o la pobreza.

Un sueño:  Soy muy soñador.

En el nº 2.639 de Vida Nueva.

Actualizado
05/12/2008
Compartir