Sibiu marcó el camino de la unidad para España

El III Congreso de Ecumenismo revive en Madrid los retos de aquella asamblea

(José Luis Díez Moreno) Organizado por el Centro Ecuménico ‘Misioneras de la Unidad’ y con la asistencia de más de cien ecumenistas de toda España y representantes de otras Iglesias, se celebró en Madrid, del 14 al 16 de noviembre, el III Congreso de Ecumenismo bajo el lema La III Asamblea Ecuménica Europea de Sibiu. Un reto para el Ecumenismo en España. Sibiu (Rumanía) supuso el conocimiento más profundo de la ortodoxia para católicos y protestantes, así como el hallar vivas sus riquezas teológicas, litúrgicas y espirituales. Se hizo patente la necesidad de ahondar en el ecumenismo espiritual y en la conversión a Cristo como camino hacia la unidad cristiana, un tanto desalentada. También se vio lo imprescindible de vivir el ecumenismo de la vida, haciendo juntos todo lo posible, pues son muchos los temas comunes: justicia, paz, solidaridad, educación, emigrantes, conservación de la creación…

Desafíos son también un ecumenismo franco, con un diálogo que no oculte los puntos de fricción ni lo negativo. Con el diálogo franco, inexistente en España, el testimonio común de Cristo ante la sociedad será posible. Además de la participación de todas las Iglesias, no se puede prescindir tampoco de la presencia de los jóvenes para dinamizar el diálogo y el acercamiento, pues ellos tienen superadas nuestras limitaciones y exclusiones. 

Hoy se hace necesario un ecumenismo de base, por el que los laicos toman un compromiso común a favor de la unidad cristiana. Desde él, las jerarquías apoyarán la acción por la unión de los cristianos. Sibiu, y ya antes la Asamblea de Porto Alegre del CMI, son la victoria del ecumenismo del pueblo. España muestra un magnífico futuro en este campo. 

Memoria histórica

La purificación de la memoria histórica es un aspecto básico. Tras conocernos, aceptarnos y enriquecernos con las diversas formas de ser de cada confesión, es preciso ese esfuerzo. En España, mientras no se olviden enfrentamientos del pasado entre protestantes y católicos, será  imposible el acercamiento mutuo. 

Así aparece el ecumenismo del cariño, que cicatriza heridas, hace surgir el interés mutuo y comparte dones. Retos apasionantes para España y de ellos trataron en este Congreso el archimandrita Rogelio Sáez, de la Iglesia Ortodoxa Griega; el pastor Luca Negro, director de Comunicación de la KEK; la profesora de la Universidad de Valencia, Lucía Ramón; y el profesor P. Langa Aguilar, OSA.

En el nº 2.638 de Vida Nueva.

Actualizado
28/11/2008
Compartir