Rafael Martín: “Laicidad positiva y religión en la escuela son compatibles”

Presidente de APPRECE- Andalucía

(Juan Ramón Barbero. Sevilla- Foto: Concha Andrés) Rafael Martín, presidente de la Asociación de Profesores de Religión, APPRECCE-Andalucía, sabe lo que dice. Sus opiniones resisten cualquier chequeo técnico. Conoce al dedillo la legislación en relación a la asignatura de Religión en el currículum escolar. Defiende su presencia en el aula, por ser “materia fundamental”, pero huye de extremismos. Critica la reducción de horas y profesores de Religión en los centros, pero su actitud es conciliadora en un momento en que se necesita serenidad. Para él, la “laicidad positiva es compatible con la religión en la escuela”.

¿Cuál es, en la actualidad, la presencia en el currículum escolar de la asignatura de Religión?

En España, la Religión es materia fundamental y forma parte de las asignaturas comunes de los planes de estudios. Su elección es voluntaria, y los centros deben ofertarla. Es opcional para los alumnos y, como fundamental, no está dentro de las optativas. Aunque esté regulada en una disposición adicional, hay que verla, como dice el Consejo de Estado, en relación con el articulado de la Ley que trata de las áreas y materias de los planes de estudios. La Religión, desde un planteamiento legal, está en igualdad de condiciones que las demás. Cómo se aplica la legislación en la práctica depende de muchas circunstancias.

¿El avance del laicismo, que según muchos defiende e impulsa este Gobierno, es compatible con la Religión en la escuela? ¿Está usted entre quienes opinan que el PSOE no quiere acabar con la Religión en el aula, que la legislación no es laicista?

La laicidad positiva es compatible con la religión en la escuela. En el PSOE hay quienes opinan que el pacto escolar del artículo 27 de la Constitución se hizo para cumplirlo con honestidad y seriedad. Otros, sectarios y contrarios al pacto, la quisieran fuera de la escuela o del horario lectivo. La regulación hecha en la LOE y en los Reales Decretos de desarrollo mantienen la enseñanza religiosa escolar como una oferta respetuosa con las opciones posibles en una sociedad plural.

Malestar entre el profesorado

Existe mucho malestar en el profesorado por la reducción de horas lectivas de Religión. ¿Cuántos se han visto afectados y qué soluciones contempla su asociación?

Hay mucho malestar, ya que el curso pasado se encontró con otra reducción horaria, al dejar toda la ESO con cinco horas semanales, en lugar de las seis que había, porque quitaron una hora semanal para dársela a Educación para la Ciudadanía. Este curso, al menos en Andalucía y en Aragón, han aplicado criterios nuevos para los agrupamientos del alumnado, reduciendo las horas de forma drástica. Se ha visto afectado más de la mitad del profesorado de estas autonomías. Para una salida razonable, APPRECE aporta racionalidad y la legalidad vigente. No se debe hacer una reorganización de las plantillas sin tener en cuenta los procedimientos legales y a los representantes legales del profesorado, al que hay que tratar como especialista del claustro para impartir la enseñanza religiosa y también como empleado público, al que se le deben reconocer los mismos derechos y obligaciones. 

¿Hay unidad sindical en la búsqueda de soluciones?

Los intereses sindicales particulares obstaculizan la unidad. El hecho de considerar al profesor de Religión como empleado público, de acuerdo con la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, puede acercar posiciones. No es entendible que un sindicato quiera que el personal laboral docente esté en el Convenio del personal de Administración y Servicios, máxime cuando hay varias sentencias de los tribunales superiores autonómicos y del Supremo contrarias.

¿Cómo es su modelo de convenio para los profesores de Religión?

Hablamos de un convenio colectivo propio como exigencia legal de un grupo profesional regulado por el Estatuto de los Trabajadores, por la Disposición Adicional 3ª de la LOE, por el Real Decreto 696/2007 y sus normas de desarrollo, por el Acuerdo sobre Enseñanza y asuntos culturales suscrito entre el Estado español y la Santa Sede y los acuerdos de cooperación con otras confesiones religiosas. Este marco legal específico exige un convenio colectivo propio, que concrete los derechos y los deberes, teniendo en cuenta las características legales particulares.

¿Qué papel representa APPRECE en Andalucía y en España?

El equilibrio, frente a los extremismos de cualquier signo; la moderación y la defensa de los derechos de todos en armonía y conjunción: padres y alumnado, profesorado, la Administración y las confesiones religiosas, cada uno en la parte que le corresponde desde la legalidad.

En el nº 2.637 de Vida Nueva.

Actualizado
21/11/2008
Compartir