“Te damos la Palabra”

Radio Santa María y Canal Diocesano, la comunicación al servicio de la Iglesia

(Texto y fotos: J. F. Martín) Radio Santa María de Toledo y el Canal Diocesano de Televisión no disponen de un manual de identidad corporativa. Sin embargo, nadie que conozca mínimamente estas aventuras mediáticas en las que la Archidiócesis de Toledo está embarcada (tres lustros en el caso de la radio, una década en la televisión), podrá decir que no tienen identidad. En el caso de la radio, su logotipo no se fraguó en el despacho de ningún gurú de la comunicación, ni en las dependencias de grandes agencias de comunicación. La sencillez del proyecto se trasladó también al diseño de su logo. Una ‘M’ blanca sobre fondo azul, coronada por una estrella.

Los indicativos de la emisora, que estrenó sus emisiones el 14 de septiembre de 1993, comenzaron a esparcir por la geografía diocesana de Toledo un mensaje que, desde entonces, no ha dejado de repetir: ‘Radio Santa María de Toledo. Te da la Palabra’. En tiempos donde el continente prevalece, a veces, sobre el contenido, los responsables de la radio lo tenían -y todavía lo tienen- claro: “La diócesis de Toledo pretende ofrecer un servicio a sus fieles  y, al mismo tiempo, ofrecerles un cauce de participación. Hemos buscado nuestra identidad, hemos decidido que lo que tenemos que hacer es dar una respuesta a la comunidad eclesial diocesana y también a la sociedad toledana. Éste es el reto, ser capaces de dar un mensaje de identidad eclesial que sea asequible para creyentes y no creyentes”, resume el director de la entidad que aglutina ambos medios, RTVD, Juan Díaz-Bernardo Navarro, responsable de ambos proyectos desde sus orígenes hasta la actualidad. 

Radio Santa María de Toledo nació en la agonía del verano de 1993, fruto de las reflexiones del Sínodo Diocesano que se desarrolló durante 1990 bajo el impulso del entonces arzobispo de Toledo, Marcelo González Martín. Los orígenes no fueron fáciles. Un nombre y una identidad inequívocos provocaron dudas dentro de algunos sectores de la iglesia y la sociedad toledanas. Unos momentos que hoy recuerda su director: “Los primeros tiempos fueron de escepticismo, en los que se pensó que esta radio iba a tener un carácter meramente piadoso”. Sin embargo, el tesón de sus promotores, junto al compromiso de los profesionales y voluntarios que han sustentado la parrilla de la radio han revertido la situación, hasta determinar hoy que “la radio, gracias al apoyo de los pastores y de los órganos de gobierno de la diócesis, no es un medio cuestionado por nadie. Tiene un sitio consolidado y respetado por la sociedad y la cultura toledanas”, señala Díaz-Bernardo, con una afirmación que hace extensiva a la televisión. 

Junto a estos factores, otro imprescindible para el desarrollo del proyecto: su identidad, inquebrantable desde los momentos más complicados del inicio, hasta la actualidad. “La radio surge con la convicción de que hay un lugar para el anuncio del Evangelio en el ámbito de la radio. Si es legítimo que haya una radio especializada en pasodobles, o que haya una especializada en deportes, también lo es que haya una radio que ofrezca un mensaje evangélico. Y la radio nació desde esa concepción”. Quince años más tarde, esta emisora local ofrece su señal por toda la geografía de la provincia de Toledo a través de cuatro emisores de FM ubicados en Toledo, las comarcas de La Sagra y La Mancha, y el entorno de Talavera de la Reina.

En busca de su propio lugar

Cuando la radio era todavía una ‘joven’ en busca de su lugar en el mundo de los medios toledanos, el sucesor del cardenal González Martín, el arzobispo Francisco Álvarez Martínez, inauguró los estudios de Canal Diocesano de Televisión. Nacía Radio Televisión Diocesana de Toledo y, de nuevo, la sede castellano-manchega daba un paso al frente en las no siempre fáciles relaciones entre la Iglesia española y los medios de comunicación. El camino, como ocurrió con su ‘hermana mayor’, no fue sencillo. Radio Santa María surgió en un contexto equiparable, al menos en algunos parámetros, al de las originarias emisoras de Cadena COPE. Sin embargo, la televisión no tenía ninguna referencia previa, no existía ningún modelo con el que esbozar un perfil de modelo de televisión católica en España. Canal Diocesano se empleó, casi desde sus primeras emisiones, en la realización de programas propios basados en la información, la participación, el entretenimiento, además de contenidos sociales, culturales y específicamente religiosos. 

Con una inversión inicial cercana a los 180.000 euros, el proyecto televisivo no carecía de lo fundamental: la voluntad de la Iglesia toledana y, por supuesto, de la identidad que ‘argumentaba’ su programación: “En televisión no había ninguna experiencia de este tipo, por lo que hemos tenido que aprender mucho. Aunque hay que reconocer que con el nacimiento posterior de Popular TV y con el nacimiento de un proyecto de la Iglesia española de televisión, nos hemos visto de alguna forma refrendados. Hemos encontrado un sitio en el que, de algún modo, hemos visto cumplidos nuestros objetivos. Por eso, el nacimiento de Popular TV ha sido importante, porque también nos ha dado a nosotros mayores oportunidades de cumplir nuestra labor”, reflexiona el director de RTVD.

En el año 2003, la Archidiócesis y Popular TV suscribieron un acuerdo por el que el Canal Diocesano se incorporó como emisora asociada al proyecto televisivo ‘popular’. En virtud de ese acuerdo, la emisora toledana integraba en su programación los espacios de ámbito nacional de la cadena. Eso sí, el acuerdo también reconocía que Canal Diocesano mantenía su logotipo, sus indicativos y, por supuesto, su denominación y particularidad diocesana. Seguían, por tanto, fieles a su objetivo prioritario: “lograr una presencia de la Iglesia en el ámbito de la sociedad. El Evangelio tiene que hacerse cultura, y hoy uno de los cauces de expresión de la cultura actual son los medios de comunicación social. Esto tiene una doble exigencia, ya que por una parte es un derecho de los usuarios, que tienen derecho a recibir un mensaje conforme a una identidad evangélica. Y, por otra parte, es una obligación, la obligación de la Iglesia de estar presente en todos los ámbitos de la sociedad”, indica Díaz-Bernardo.

La inclusión en el proyecto ‘popular’ no desvirtuó otros principios sustentantes de la radiotelevisión diocesana de Toledo, como la renuncia expresa a recibir ingresos publicitarios. Esta política ha permitido a los profesionales de la casa gran libertad en el ejercicio de su profesión. Políticos, intelectuales, artistas o filósofos de cualquier signo han desgranado sus pensamientos en libertad y responsabilidad ante las cámaras o micrófonos de la televisión y la radio. “Hemos tenido libertad para trabajar, para hacer nuestros programas y sin dependencias de otro tipo -asegura Juan Díaz Bernardo-. Nuestro presupuesto no es el de una diócesis rica. La diócesis ha hecho un gran esfuerzo para que la radio y la televisión puedan funcionar. Y si se ha hecho, es porque ha habido que detraer de otras iniciativas y proyectos. Pero se ha realizado porque estamos convencidos de que los medios de comunicación son fundamentales. Nosotros somos fruto del esfuerzo, del sacrificio y de la renuncia a veces también de otras posibilidades”.

Un espacio para el diálogo

Quince años después del nacimiento de ‘Radio Santa María’, y con la historia de una década que arrastra ‘Canal Diocesano’, ambos medios “sólo quieren ser la voz de la Iglesia para llamar a los hombres a la unidad y a la paz. Nuestros medios de comunicación ofrecen y no imponen, sólo quieren respetar y ser respetados. Son un espacio para el diálogo, porque creemos que la fe es un impulso para el diálogo y la convivencia”, como dijo el cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, en la Gala de Aniversario que ambos medios han celebrado en este 2008, y que ‘reviven’ día a día desde la confluencia del callejón de Jesús y María y la calle Trinidad, donde se ubica la sede de RTVD. Por cierto, desde los balcones de cualquiera de sus estudios se divisa uno de los edificios más reconocibles de la ciudad, el Alcázar, reconvertido desde hace también diez años en Biblioteca Regional. ‘Radio Santa María’ se ha unido a esta celebración y hace unos días ha trasladado el estudio de uno de sus programas más emblemáticos, ‘Las mañanas’¸ al ‘corazón cultural’ de la región. Desde allí, con el mismo espíritu con el que comenzó tres lustros antes, ‘Radio Santa María de Toledo’ ha vuelto a dar la Palabra.

En el nº 2.634 de Vida Nueva.

Actualizado
31/10/2008
Compartir