Obispos reclaman que la Cumbre Iberoamericana garantice la protección de la vida humana

“Desarrollo y Juventud” son los temas centrales de la cita, que tiene lugar en El Salvador

(Vida Nueva) Varios obispos latinoamericanos han reclamado a los jefes de Estado y de Gobierno que se darán cita en El Salvador en la XVIII Cumbre Iberoamericana a partir de  este miércoles 29 de octubre, que aseguren la protección de la vida humana. Entre los asuntos que los 22 líderes van a debatir hasta el 31 de octubre con el lema “Desarrollo y Juventud”, está el contenido de la llamada Declaración de San Salvador, en la que se abordan temas que preocupan a la Iglesia, como la sexualidad y la natalidad

No obstante, sobre la mesa también están otros asuntos: cómo aplicar las medidas económicas para hacer frente a la crisis global, las políticas europeas de inmigración, la lucha antiterrorista y el bloqueo a Cuba.

El arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz, ha sido uno de los prelados que se ha pronunciado al respecto, haciendo un llamamiento a la oración “para pedir por los líderes que se encuentren reunidos, para que en esta cumbre se asegure la protección de la vida humana desde el momento de la concepción“. Asimismo, Sáenz ha mostrado su convencimiento de que “los jóvenes del continente representan lo mejor que tenemos y pensar en ellos es un serio deber para todos y no sólo para los jefes de Estado”.

Por su parte, la Archidiócesis de Tegucigalpa (Honduras), ha emitido un comunicado en el que los obispos exponen al presidente hondureño, Manuel Zelaya, las razones por las cuales “debe analizar con mayor profundidad”, antes de firmar la Declaración de San Salvador, un texto que consideran que tiene “muchas ambigüedades, que darían como resultado, la aplicación de políticas públicas nocivas”. Los prelados estiman que el documento “tiende a imponer políticas antinatalistas“, lo que califican de “una forma de opresión ideológica por parte de países ricos sobre los que estamos en vías de desarrollo”.

El comunicado exhorta también a que no se contemple la maternidad “como la causa principal de la pobreza” y mucho menos, se considere “una actividad denigrante y una carga que no permite la autorrealización de la mujer”. También consideran que “no se puede enfocar la vida sexual completamente separada del acto reproductivo, fomentando el uso de todo tipo de métodos para no embarazarse, promoviendo una especie de libertinaje sexual”. Los obispos concluyen la nota manifestando que “no nos oponemos a la formación y educación de nuestros jóvenes. Sino que abogamos por una formación integral que reclama la inclusión de contenido religioso“.

Entre los mandatarios que han confirmado su presencia en la Cumbre están Fernando Lugo, presidente de Paraguay, José Luis Rodríguez Zapatero y el rey Juan Carlos I de España, Alan García de Perú, Alvaro Colom de Guatemala, Martín Torrijos de Panamá, Felipe Calderón de México, Michelle Bachelet de Chile, Cristina de Kirchner de Argentina, Óscar Arias de Costa Rica, Manuel Zelaya de Honduras, Rafael Correa de Ecuador y Lula Da Silva de Brasil. Asimismo se espera la llegada del representante de República Dominicana Leonel Fernández. Además se confirmó la llegada del presidente de Colombia Álvaro Uribe, el jueves por la mañana.

Más información próximamente en Vida Nueva.

Actualizado
29/10/2008
Compartir