Los obispos del Sur destacan la labor de la vida consagrada

En su Asamblea Ordinaria muestran también su ‘especial preocupación’ por la asignatura de Religión en Andalucía

(Miguel Ángel Malavia) Entre los días 20 y 21 de octubre, en la cordobesa Casa de Espiritualidad de San Antonio, tuvo lugar la CXII Asamblea ordinaria de los Obispos del Sur de España. De entre los numerosos temas abordados por los prelados andaluces, la relación entre Las comunidades de vida consagrada y la pastoral diocesana ocupó un lugar privilegiado, destinándose a ella una de las jornadas al completo. 

El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, fue el encargado de desarrollar una primera reflexión en este sentido, definiendo “la rica experiencia de las obras de los religiosos” como una particular “expresión de la unidad de la misión de la Iglesia”. Teniendo en cuenta que en Andalucía hay alrededor de 7.000 religiosos, distribuidos en 850 comunidades, el arzobispo de Sevilla no dudó en apuntar que “el rostro de nuestras diócesis sería distinto si carecieran de la presencia de la vida consagrada”. Finalmente, todos los congregados reafirmaron la “importancia de la unidad y la comunión como signo y cauce para testimoniar el mensaje del Evangelio e intensificar la acción evangelizadora ante los retos que plantea la cultura contemporánea”. 

Otro de los puntos que acaparó un interés especial fue el del papel caritativo y social desarrollado por la Iglesia en las “presentes circunstancias de crisis económica”. En este sentido, se recalcó  que la coordinación entre las diferentes Cáritas de toda Andalucía ha de jugar un papel fundamental para que no queden huecos por cubrir y la asistencia llegue al mayor número de necesitados posible. Los obispos hicieron un llamamiento a todos los fieles para “intensificar el habitual sentido de la solidaridad del pueblo cristiano, aunando esfuerzos y generosidad para acoger y ayudar a las personas que más sufren”. 

El papel de la educación fue otro de los ejes temáticos que no quisieron dejar pasar por alto. Así, los reunidos en la Asamblea quisieron dejar constancia de la situación de “especial preocupación” que se está viviendo entre los padres de los alumnos y los profesores de Religión a causa de la “drástica reducción de sus horas de clase”. Cabe recordar que la Junta de Andalucía, a través de su Consejería de Educación, anunció recientemente su intención de reducir el número de horas de Religión en las escuelas. Según informes de asociaciones de docentes de Religión en Andalucía, tal medida supondría una rebaja muy importante en sus sueldos, así como el despido de centenares de estos profesionales. Los obispos denunciaron este hecho, unido a otras “anomalías” en el campo de la educación, tales como “los criterios para el agrupamiento de los alumnos o la falta de clarificación en la asignación de horas de clase”. Ante tales circunstancias, los prelados señalaron que dichos aspectos “deterioran el reconocimiento efectivo de la enseñanza religiosa escolar, con daño tanto para los alumnos como para los profesores”. Por ello, reclamaron a la Administración el “diálogo necesario” para que se reconozcan “los derechos de los padres y los alumnos” y se haga evidente “un justo tratamiento del profesorado de Religión”.

En el nº 2.633 de Vida Nueva.

Actualizado
24/10/2008
Compartir