“Ignorar las Escrituras significa ignorar a Cristo”

Benedicto XVI inauguró el Sínodo de los Obispos sobre la Palabra que hoy vive su primera jornada

(Vida Nueva) “Quien no conoce las Escrituras, no conoce la potencia de Dios ni su sabiduría. Ignorar las Escrituras significa ignorar a Cristo“. Estas palabras de san Jerónimo fueron pronunciadas el domingo 5 de octubre por el papa Benedicto XVI durante la homilía de la Eucaristía inaugural del Sínodo de los Obispos sobre la Palabra, celebrada en la romana basílica de San Pablo Extramuros, por conmemorarse en este 2008 el Año de San Pablo. Con esta cita episcopal, que se celebra hasta el 26 de octubre, la Iglesia quiere mostrar al mundo que “el mal y la muerte no tienen la última palabra, sino que al final Cristo vence ¡Siempre!“, aseguró el Papa.

Asimismo, añadió que “la Iglesia no se cansa de proclamar esta Buena Nueva, como sucede también hoy, en esta basílica dedicada al Apóstol de las gentes, quien se convirtió en el primero en difundir el Evangelio en grandes regiones de Asia Menor y Europa”. Para desempeñar esta misión, añadió, “alimentarse de la Palabra de Dios es para la Iglesia su primera y fundamental tarea“.

Bajo el título La Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia, el Sínodo se enfrenta a una realidad en la que “naciones que en un tiempo tenían una gran riqueza de fe y vocaciones ahora están perdiendo su identidad, bajo la influencia deletérea y destructiva de una cierta cultura moderna“, dijo el Santo Padre en su homilía. Ante este panorama, el Papa se pregunta si el hombre es más feliz o más libre, y llega a la conclusión de que de este modo: “Se difunden el poder arbitrario, los intereses egoístas, la injusticia y el abuso, la violencia en todas sus expresiones”.

En la Eucaristía concelebraron con el Papa los padres sinodales y colaboradores: 52 cardenales, 14 miembros de las Iglesias orientales, 45 azobispos, 130 obispos y 85 presbíteros.

Primera jornada

Las sesiones de trabajo del Sínodo han comenzado este lunes 6 de octubre con una meditación del Pontífice, seguida por la relación antes de la discusión, presentada por el cardenal Marc Ouellet, arzobispo de Quebec y relator general del Sínodo. Por la tarde, el debate continúa con cinco ponencias sobre la relación con la Palabra de Dios en los cinco continentes.

La jornada sinodal concluirá con las intervenciones del rabino jefe de Haifa (Israel), Shear Yashyv Cohen, en la que será la primera intervención de un no cristiano en la historia de los Sínodos y del cardenal Albert Vanhoye, rector emérito del Pontificio Instituto Bíblico.

Por otra parte, Benedicto XVI dio inicio el domingo por la noche en el Palacio Apostólico a una lectura ininterrumpida de la Biblia ante las cámaras de televisión, que continuará hasta el próximo sábado 11 de octubre.

Se trata de la iniciativa Biblia de día y de noche, lanzada por la televisión pública italiana (RAI), en la que estarán presentes, además, cardenales y otros participantes en el Sínodo de los Obispos (en particular su secretario general, el arzobispo Nikola Eterovic), así como representantes del resto de las comunidades cristianas, del judaísmo, y exponentes del mundo de la cultura y del espectáculo, como el actor Roberto Benigni, el futbolista brasileño Kaká y el cantante lírico Andrea Bocelli, entre otros. Los participantes han sido elegidos entre las 180 mil personas que se han inscrito. El Papa, que leyó el primer capítulo del Génesis , consideró que “este acontecimiento se inscribe perfectamente en el Sínodo de los Obispos sobre la Palabra de Dios”.

Artículos relacionados:

Actualizado
06/10/2008
Compartir