En huelga de hambre tras confiscarles libros religiosos

(Vida Nueva) Los prisioneros políticos de conciencia cubanos Adolfo Fernández, Pedro Argulles y Antonio Ramón Díaz se declararon en huelga de hambre desde el 19 de septiembre en la prisión de Canaletas (Ciego de Ávila), a más de 400 kilómetros de La Habana, después de que al primero le fueran confiscados varios escritos de contenido religioso, entre ellos las Confesiones de san Agustín.

La noticia ha sido difundida por Oswaldo Payá,  uno de los fundadores del Movimiento Cristiano Liberación y compañero de Antonio Ramón Díaz, destacado representante de este mismo organismo y del Proyecto Varela, condenado a 20 años de cárcel y que se solidarizó con la huelga de Fernández.

Payá denuncia, asimismo, que más de medio centenar de los prisioneros de la Primavera de Cuba (2003) han cumplido el 18 de septiembre cinco años y seis meses entre rejas junto a prisioneros comunes altamente peligrosos y en condiciones inhumanas por el simple “delito” de defender y promover pacíficamente los derechos humanos del pueblo cubano.

Actualizado
26/09/2008
Compartir