Haití necesita ayuda internacional urgente

El paso de ‘Gustav’ y ‘Hanna’ sume al país en el caos y agrava su estado de miseria

(Miguel Ángel Malavia) El poder devastador de cuatro huracanes consecutivos ha dejado un reguero de muerte y destrucción en uno de los países más pobres de América Latina. Haití, con el 70% de la población por debajo del umbral de la pobreza, ha sufrido como ningún otro país el paso de Fay, Gustav, Hanna e Ike, que ha dejado un desolador balance: más de 600 muertos (cifra que aumenta a cada momento) y decenas de miles de heridos.

En total, más de 650.000 personas se han visto afectadas por la sucesión de las tormentas: desde los que han perdido su casa y han tenido que acudir a albergues para refugiados, hasta los que se han quedado sin agua potable y electricidad o han perdido sus cosechas. Y es que, aunque los huracanes pasaron también por otros países como Cuba, Jamaica, República Dominicana o los estados norteamericanos de Florida y Lousiana, sus efectos más devastadores se han hecho notar en el país más desamparado.

La situación es caótica en Haití, sobre todo al norte del país, en la región de Gonaives, donde los muertos han de ser enterrados a toda prisa (lo que dificulta las tareas de identificación) por miedo a posibles infecciones. El Gobierno, en colaboración con cascos azules de la ONU, está llevando a cabo una rápida carrera por evacuar las zonas donde los cuatro tornados han dejado su nefasta huella.

Para hacer frente a la desgracia, las autoridades haitianas no tardaron en pedir ayuda internacional. La ONU, a través de su portavoz de Coordinación de Asuntos Humanitarios, Elisabeth Brys, fue la primera en responder a esta petición de ayuda por parte del Gobierno haitiano, reclamando la movilización activa de las instituciones, ejecutivos y organismos internacionales que pudieran contribuir en la atención a los afectados. Por su parte, ONG como Cruz Roja, Manos Unidas, Intermón Oxfam, Christian Aid o Cáritas ya se encuentran en la zona tratando de auxiliar con todos los medios disponibles.

Llamamiento de Cáritas

En cuanto a Cáritas, el día 8, su director en Haití, Serge Chadic, difundió un mensaje dirigido al conjunto de sus delegados en todo el mundo en el que alertaba de que “la situación del país es desesperada” y de que la ayuda internacional era “necesaria”, siendo básico el envío de “comida, abrigo y agua”.

Benedicto XVI, que permanecía el día 7 en Cagliari (Cerdeña) en visita pastoral, al dirigirse a los fieles congregados tras la celebración de la misa dominical, se refirió a Haití mostrando su cercanía “con toda la nación”, reclamando un esfuerzo extra para que “la ayuda necesaria llegue pronto” a todas las víctimas.

Actualizado
12/09/2008
Compartir