Cardenal Bertone: “Hace falta que la laicidad positiva pase poco a poco a los hechos”

Francia vive expectante las horas previas a la visita del Papa

(Vida Nueva) En vísperas de la llegada a Francia de Benedicto XVI (12-15 de septiembre), con motivo del 150º aniversario de las apariciones de la Virgen de Lourdes, tanto la Iglesia como la sociedad francesas están expectantes. Sin desmerecer otros encuentros, sin duda uno de los momentos más importantes de este décimo viaje internacional en el Pontificado de Joseph Ratzinger será la recepción, el viernes en el palacio del Elíseo, con el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, donde el Papa dedicará su discurso al tema de la laicidad.

En su edición de hoy, el diario francés La Croix publica una entrevista con el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, en la que el purpurado saluda positivamente el discurso de Sarkozy en la Basílica de San Juan de Letrán el pasado mes de enero, en el que habló de una laicidad “positiva” que reconociera la importancia y el valor de las religiones.

La laicidad positiva no constituye una amenaza para el principio de laicidad, ni siquiera una ruptura -asegura Bertone-. Significa solamente que esta laicidad no es ciega y que no desconoce el hecho religioso. Es una evolución que la hace más sana. Hace falta ahora que esta concepción de la laicidad pase poco a poco a los hechos“.

En este sentido, Bertone considera que durante el “mucho tiempo” que la concepción francesa de laicidad “tendió a marginar la fe, acotándola en el ámbito privado”, la Iglesia tuvo que recordar a menudo “que ella no habla ni actúa como un lobby que busca hacer avanzar sus intereses, sino que quiere contribuir, por su expresión, a la búsqueda del bien común”.

El secretario de Estado insiste en que el Estado debe “tomar en consideración el hecho de que, a pesar del avance de la secularización, muchos ciudadanos tienen una ‘vida espiritual’ que tiene una resonancia en la vida social”, y por eso “no es justo ni fecundo” que se aparte “esta realidad”.

Agenda de la visita

El viaje del Papa ha Francia ha suscitado también un gran interés entre los representantes de otras confesiones religiosas, con los que el Santo Padre se encontrará durante su visita, y entre las personalidades del mundo de la cultura, ante las que pronunciará un discurso en el prestigioso Colegio de los Bernardinos. Muestra del interés que ha despertado esta visita es que unos 70 periodistas le acompañarán durante los cuatro días, 20 de ellos sólo de Francia.

El inicio del programa está previsto para la mañana del viernes 12, con la llegada del Papa al aeropuerto de Orly, donde será el propio presidente de la República, Nicolas Sarkozy, el encargado de darle la bienvenida y posteriormente mantendrán un encuentro en el palacio del Elíseo, junto a otras autoridades del Estado. Por la tarde, Benedicto XVI se reunirá en la Nunciatura con miembros de la comunidad hebrea y a continuación con personalidades de la cultura en el recién restaurado Colegio de los Bernardinos, entre los que está previsto que asistan representantes de la UNESCO y académicos del Instituto de Francia, del que el cardenal Ratzinger era asociado extranjero. El portavoz vaticano, Federico Lombardi, ha confirmado que el Papa está preparando su discurso “con gran empeño” y que dedicará buena parte de su magisterio a la relación entre la fe y la razón.

Tras dicho encuentro, el Santo Padre rezará las vísperas junto a religiosos, seminaristas y diáconos en la catedral de Notre Dame, y saludará a los jóvenes franceses, quienes, por iniciativa de la Conferencia Episcopal Francesa, han organizado un “Festival de Juventud” que incluirá tres vigilias en Lourdes durante la visita papal. En la mañana del sábado 13, el Papa presidirá la Santa Misa en la explanada de los Inválidos y, ya por la tarde, partirá hacia Lourdes.

Una vez allí, como un peregrino más, Benedicto XVI cumplirá las tres primeras etapas del Camino del Jubileo: la Iglesia del Sagrado Corazón, donde fue bautizada Bernadette Soubirous; el “calabozo”, una antigua prisión que los Soubirous habitaban en el momento de las apariciones; y la gruta de Massabielle, donde la Virgen se manifestó a Bernadette en 1858. Finalmente, se unirá a la tradicional procesión de antorchas y se dirigirá a los peregrinos desde la terraza que sobresale de la basílica del Rosario.

El domingo 14 de septiembre por la mañana, el Papa presidirá la Misa del 150º aniversario de las apariciones en el Prado de Lourdes, y tendrá lugar el rezo del Ángelus. Esa tarde, está previsto también un encuentro con los obispos de Francia en el Hemiciclo Sainte-Bernadette. Después, presidira la conclusión de la Procesión Eucarística. El lunes, antes de su regreso a Roma, el Papa terminará el Jubileo con una visita al oratorio del hospital, donde santa Bernadette hizo su primera comunión. A continuación se celebrará una Misa con los enfermos en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, donde el Pontífice administrará el sacramento de la unción de enfermos.

Más información en el próximo número de Vida Nueva (nº 2.627).

Actualizado
10/09/2008
Compartir