La Iglesia convoca un día de ayuno y oración por los cristianos en la India

El recuerdo de la Madre Teresa de Calcula brilla durante la jornada

(Vida Nueva) Las Iglesias de la India y de Italia han celebrado este domingo 7 de septiembre un día de ayuno y oración por los cristianos del país indio, víctimas de múltiples actos de violencia en los últimos días, especialmente en la región de Orissa, de los que Vida Nueva se ha hecho eco a través del testimonio de la misionera Carmen Sancho. La jornada ha coincidido con los actos de conmemoración de la muerte de la beata Madre Teresa de Calcuta, cuyo aniversario se cumplió el viernes 5 de septiembre. “Ella ha sido y es para la India un modelo de compasión universal”, tal y como ha recordado el portavoz de la Conferencia Episcopal de la India, el p. Babu Joseph a la agencia Fides.

“Queremos que esta Jornada sea un momento de unidad de la nación, en oposición a toda violencia, a toda ideología extremista, a toda discriminación política, social o religiosa. Nos inspiramos y pedimos la protección de la Madre Teresa de Calcuta”, añadió el portavoz del Episcopado indio, quien también manifestó para Fides que “es necesario dar un señal a toda la sociedad india: necesitamos proteger y garantizar la vida de todos los ciudadanos, cualquiera sea la religión que profesen. Queremos recordar a la nación que la India ha sido siempre un país multiétnico, multicultural y multirreligioso y que la paz es posible. Todos los ciudadanos son iguales ante la ley y en su dignidad fundamental, ante Dios y ante los hombres. Todos tienen y deben gozar de los mismos derechos inalienables”.

La jornada estaba convocada en el interior de las iglesias y desde las primeras horas del alba hasta la tarde, a través de oraciones, misas, adoración eucarística, rezos del Rosario y vigilias. La Conferencia Episcopal de la India había pedido al Gobierno que tomara mayores precauciones y asegurara la protección de los ciudadanos cristianos durante todo el día.

El Episcopado italiano (CEI), que se ha sumado a esta convocatoria tras el llamamiento del Papa hace unos días en el que pedía cese inmediato de los actos de violencia en la India, así como la colaboración de los líderes religiosos y las autoridades civiles del país para restablecer juntos la “convivencia pacífica”, ha establecido esta jornada como “un signo de cercanía espiritual y solidaridad con los hermanos y hermanas de la India tan duramente probados en la fe”, reza el comunicado de la CEI. Aunque se fijó como fecha el 7 de septiembre, cada diócesis puede celebrar la jornada otro día distinto establecido por el obispo.

Actualizado
08/09/2008
Compartir