José María Gorgojo: “La falta de agua es más cruenta para los pobres”

Director General del pabellón de la Santa Sede

(M. A. M.) ¿Qué asuntos principales se han abordado en este Congreso de Ecología? Ante todo, hemos fijado el principio de que la ecología verdadera (la humana antes que la medioambiental) ha de abordar el problema de la obligación moral del hombre de cuidar su vida natural.

Y en este sentido, el agua es un tema capital… El agua cubre el 71% de la superficie de la Tierra, pero sólo un 2,5% de la misma es dulce, y de ella, el 87% está en forma de hielo. Así, la realidad es que, aunque globalmente exista agua suficiente para atender todas las demandas de la humanidad, miles de millones de personas no tienen acceso a ella y millones de personas mueren al año por falta de agua potable, siendo los países más pobres los que tienen el mayor índice de escasez hídrica. De este modo, estamos ante un problema de mala distribución. Por otra parte, muchos no tienen recursos económicos para hacerla accesible, por lo que la falta de agua es más cruenta para los pobres que para los pudientes.

¿Considera que el público asistente a las ponencias salió concienciado de este gran problema que la Iglesia aborda en su Doctrina Social? Los participantes eran personas concienciadas con el asunto medioambiental que buscan un criterio claro con el que actuar y promover una ecología humana, conscientes de que el problema ecológico es un problema moral.

Noticias relacionadas:

Actualizado
18/07/2008
Compartir