Chile anima la misión continental desde la comunión y el diálogo

La Conferencia Episcopal presenta sus orientaciones pastorales para el período 2008-2012

(J. L. Celada) Bajo el título Discípulos misioneros de Jesucristo para que en Él nuestro pueblo tenga Vida, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) y obispo de Rancagua, Alejandro Goic, dio a conocer el pasado día 14 las Orientaciones Pastorales que guiarán la andadura de este organismo durante el período 2008-2012, informa la Oficina de Prensa de la CECh. Este ‘programa de gobierno’ recoge la necesidad de profundizar en la conversión personal y pastoral de los fieles para poder vivir en una “actitud permanente de misión”, el mejor modo de unirse con la Iglesia de Chile a la Misión Continental que, en comunión con las diócesis de América Latina y el Caribe, se vivirá a partir del próximo 17 de agosto como fruto de la Conferencia General de Aparecida.

En estas Orientaciones, según el presidente del Episcopado, queda plasmada también la aportación de la Iglesia a la construcción del país al que ella aspira, “un país respetuoso de la dignidad de las personas, del cuidado de la vida en sus diversas manifestaciones, y de los valores y tradiciones cristianas, fundantes de nuestra cultura”. Y para que la propia Iglesia sea la anhelada casa y escuela de comunión, le hace falta vivir y enseñar la “espiritualidad de comunión”, reconocen los pastores, que llaman a promover “el diálogo con los diferentes actores sociales y religiosos e integrando fuerzas en la construcción de un mundo más justo, reconciliado y solidario”.

Tras una presentación a cargo del obispo secretario general de la CECh, Cristián Contreras, el texto arranca con una Introducción en la que se plasman los pasos vividos por la Iglesia continental desde la cita de Aparecida y los frutos del posterior discernimiento que se ha llevado cabo durante todo el pasado año a nivel nacional y diocesano.

Ya en el primer capítulo (La alegría de ser cristianos), a modo de lectio divina sobre el pasaje evangélico de Jn 1, 35-42, se profundiza acerca del encuentro con Jesús que vivieron los primeros ­discípulos y también sobre cómo se produce ese encuentro con el Señor hoy día.

Ver-Juzgar-Actuar

A continuación, se ha aplicado el método de la Iglesia latinoamericana: Ver-Juzgar-Actuar, es decir, mirar la realidad, reflexionar sobre ella a la luz del Evangelio y proponerse determinadas acciones. Así, el segundo capítulo está dedicado al VER. Bajo el título ¿Qué buscan? ¿Dónde vives?, los prelados chilenos ofrecen una mirada a la vida y a la realidad de su pueblo, al tiempo que reflexionan sobre lo que busca el país a comienzos de este tercer milenio y lo que concretamente demandan los bautizados en la Iglesia que peregrina en él, un apartado que pone de manifiesto las luces y sombras de la Iglesia que lideran.

El tercer capítulo (Vengan y vean) corresponde al JUZGAR, y se detiene en los lugares de encuentro con el Señor: la Palabra de Dios, la liturgia, fuente y cumbre de la Iglesia, la vida en comunidad, los pobres, los marginados y excluidos, la piedad popular, la presencia de la Cruz en la vida diaria y el distintivo mariano.

Actualizado
18/07/2008
Compartir