“Los jóvenes buscan respuestas frente a las preguntas que se les presentan”

El Papa llega a Sydney para presidir la Jornada Mundial de la Juventud

(Vida Nueva) Benedicto XVI aterrizó este domingo 13 de julio en Sydney, ciudad australiana en la que presidirá la 23ª Jornada Mundial de la Juventud, que se celebra del 15 al 20 de julio con el lema Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros y seréis mis testigos, y en la que se prevé la participación de más de 200.000 jóvenes de todo el mundo. Se trata de su noveno viaje apostólico y el más largo de su pontificado. El corresponsal de Vida Nueva en Roma, Antonio Pelayo, ha enviado una crónica sobre las primeras horas del Papa en Australia, que ampliaremos en el próximo número de la revista.

“Muchos jóvenes no tienen esperanza. Están perplejos frente a las preguntas que se les presentan siempre de modo más apremiante en un mundo que les confunde y están inciertos sobre a quién dirigirse para encontrar respuestas. Ven la pobreza y la injusticia y desean encontrar soluciones. Les desafían los argumentos de los que niegan la existencia de Dios y se preguntan cómo responder a ellas. Ven los grandes daños causados al ambiente natural por la avidez humana y luchan por encontrar modos de vivir en mayor armonía con la naturaleza y con los otros”, dijo Joseph Ratzinger durante el trayecto en avión a los periodistas, pues, según Pelayo, el Papa -como ya es habitual en los viajes de largo recorrido- ofreció una breve conferencia de prensa durante la cual tuvo oportunidad de responder a algunas preguntas que habían sido previamente formuladas por los periodistas que le acompañan.

“El Espíritu Santo -continúa el mensaje papal- nos orienta hacia el camino que conduce a la vida, al amor y a la verdad. El Espíritu nos orienta hacia Jesucristo“. Pero nos cuenta también Antonio Pelayo que, entre otros temas, “Benedicto XVI volvió a tocar el tema, para él y para toda la Iglesia especialmente doloroso, de algunos delitos de pederastia de que han sido protagonistas los sacerdotes (en Australia, concretamente, un caso sucedido hace ya más de veinte años pero que sigue agitando las aguas)”.

El Papa se mostró muy tajante: “El sacerdocio auténtico es incompatible con los abusos sexuales. Es un comportamiento que está en contradicción con la santidad y los sacerdotes están al servicio del Señor y de lo santo. Pediremos perdón y veremos qué parte de culpa tenemos en el problema y examinaremos todo cuanto haya resultado insuficiente en nuestro comportamiento para que en el futuro podamos prevenir estos casos, curarlos y reconciliar”.

A su llegada a Australia, le dieron la bienvenida, entre otros, el primer ministro, Kevin Rudd, y el cardenal George Pell, arzobispo de Sydney. A continuación, el Papa se trasladó en automóvil a la residencia del Kenthurst Study Centre, centro de formación de la prelatura del Opus Dei, donde pasará unos días de descanso hasta el 16 de julio por la tarde. De hecho, la visita oficial a Australia comenzará el jueves 17 de julio

Programa

El jueves comenzará oficialmente la visita apostólica, con una ceremonia de bienvenida por parte de las autoridades australianas en la Casa de Gobierno de Sydney. A media mañana, en el muelle ‘Rose’ de la bahía de Sydney, será acogido por un grupo de aborígenes australianos con danzas y cánticos tradicionales, para después embarcar en la nave ‘Sydney 2000’ hasta el embarcadero ‘Barangaroo’, donde será acogido por decenas de miles jóvenes a los que el Pontífice dirigirá un discurso.

El viernes 18, tras ser recibido por la Gobernadora de Nueva Gales del Sur, el Primer ministro de Nueva Gales del Sur, Morris Iemma, y el alcalde de Sydney, mantendrá un encuentro ecuménico en la catedral de Santa María. El almuerzo será con un pequeño grupo de jóvenes (entre ellos un joven salmantino, en representación de la Iglesia española) y por la tarde regresará a la catedral de Santa María, en cuya plaza pronunciará una plegaria con la que dará comienzo un Vía Crucis al que asistirán decenas de miles de jóvenes. Concluirá la jornada con un encuentro con jóvenes “con problemas de adaptación”.

El sábado 19 oficiará una misa con los obispos australianos, los seminaristas, y los novicios y novicias en la catedral de Santa María; y a las siete de la tarde, comenzará una vigilia de oración en el hipódromo de Randwick, considerado uno de los actos más importantes de la Jornada Mundial de la Juventud. El domingo sobrevolará en helicóptero el Centennial Park y el hipódromo de Randwick, donde celebrará después la misa con la que concluirá la Jornada de la Juventud. El día 21, antes de regresar a Roma, el Papa celebrará una misa y saludará a los voluntarios de la JMJ.

Delegación española

Diecisiete obispos españoles y alrededor de 5.000 jóvenes, procedentes de la mayoría de las diócesis de España, participarán en la XXIII Jornada Mundial de la Juventud de Sydney (Australia), de cuyos preparativos hemos hablado en la revista Vida Nueva. Entre los cardenales que han viajado a la JMJ, está el arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio Mª Rouco Varela, Antonio Cañizares Llovera, arzobispo de Toledo, Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona, además del arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio Barrio. Se espera que Madrid pueda ser sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud.

Actualizado
14/07/2008
Compartir