La radio que educa a los ciudadanos

‘Chami Radio’ evangeliza en la sierra de Perú apostando por el desarrollo local

(María Gómez) Hay una teoría sobre el periodismo que dice que su importancia radica en que nos hace libres en tanto que nos permite conocer lo que sucede a nuestro alrededor, dándonos así elementos de juicio para poder tomar decisiones, ya sea en el ámbito de la política, la economía, la conciencia social, las relaciones interpersonales… En un espacio donde no hay medios de comunicación faltan muchísimas cosas.

El departamento de La Libertad está al norte de Perú, en la sierra, y a él pertenece Otuzco, capital de una provincia de igual nombre, donde viven unas 94.000 personas; más del 90% son pobres, campesinos dedicados a la agricultura de subsistencia. Pero ellos sí tienen una radio. Y durante las 19 horas de emisión diaria, no dejan de escuchar: “Chami Radio 1140, señal de libertad”. Es un eslogan más que apropiado, que explica su director, Óscar Martín Fajardo Gallego: “Libertad es el Departamento donde se encuentra la radio, es el nombre de la calle donde está el edificio y es una palabra evangélica y liberadora”.

Chami Radio, nacida en junio de 2004 a iniciativa de los laicos, en el contexto de la misión católica de la Compañía de ­María (marianistas), es una iniciativa de comunicación social muy arriesgada en todos los sentidos. Su novedad está en los criterios sobre los que se asienta. Frente al resto de emisoras de la región, más de 800, que acaban convirtiéndose en radios comerciales o que venden sus espacios a grandes grupos empresariales, Chami Radio enarbola una bandera con orgullo: “Llevamos cuatro años en el aire, y desde el primer día, la radio se ha involucrado con la ciudadanía, promoviendo organizaciones sociales, de mujeres, de jóvenes, movimientos de agricultores, mesas de concertación de lucha contra la pobreza y la violencia familiar… Chami Radio no sólo es un instrumento de evangelización, sino una apuesta de una institución de la Iglesia por el desarrollo local”.

Defendiendo esta línea editorial, Óscar cita diversos documentos eclesiales y resume: “La Doctrina Social de la Iglesia nos invita a trabajar por la vida y la dignidad de las personas y sus derechos. Es la expresión contemporánea de Mateo 25: ‘Seremos juzgados por todo lo que hayamos hecho por los más humildes'”.

Un ejemplo concreto: “El aula en la radio” es un programa de inclusión socio-educativa para los niños de las escuelas pobres. El año pasado, 600 chavales recibieron transistores para que todos los días, durante una hora de clase, pudieran escuchar el programa. En el aula fueron trabajando las orientaciones pedagógicas y participaron en los concursos que organizaba la Asociación Chami Radio 1140, con la posibilidad de ganar una biblioteca para la escuela. “Es un proyecto pionero en el país”, asegura Óscar Fajardo, “así como otros espacios especializados de derechos humanos, justicia o salud”.

Otro ejemplo: Buenas Nuevas es un programa de tipo evangelizador que surge con la intención de reforzar la misión marianista en La Libertad, centralizada en el Centro de Formación de Pastoral Rural -CFPR- ‘María, Madre del Buen Consejo’. El espacio se emite de lunes a sábado durante una hora, ofreciendo reflexiones, entrevistas, música e informaciones sobre la misión. José Luis Infante Llanos, coordinador del CFPR, define la radio como “una propuesta muy interesante en este clima de antivalores y menosprecio del hombre por el hombre. Por eso sentimos esta tarea como un bonito reto: tratar de que, donde nos escuchen, podamos mejorar el clima y transmitir la Buena Nueva: el amor al prójimo, y por ende, la felicidad verdadera”.

Compromiso laical

“Esta radio marianista es solidaria, pues éste es el principio esencial para edificar un mundo nuevo, el reino de Dios”, sostiene Óscar Fajardo. “Como Iglesia, las problemáticas del mundo nos afectan y nos exigen una reflexión profunda y espiritual que nos da fuerza y perseverancia para seguir trabajando”. Óscar habla con convencimiento, pues es periodista de vocación, de ésos que conoce las dificultades y las enfrenta, porque se sabe guiado por la búsqueda honesta de la verdad. “Como laico comunicador -cuenta a Vida Nueva-, me siento comprometido y llamado a contribuir, desde una visión de Iglesia, a realizar una comunicación transparente, responsable y que promueva valores”. Colombiano de nacimiento y padre de dos hijos, lleva diez años en Perú, y su estrecha vinculación con la emisora marianista le llena de satisfacción: “Chami Radio es una hija mía y de todos los que la empezamos. Son muchas las horas que le he dedicado a pensarla y repensarla, buscando atender las necesidades de la población, que me duelen como persona, como latinoamericano, como cristiano”. Pero ha merecido la pena. Incluso en momentos tan delicados y duros como el que están atravesando a nivel social, después de descubrir y denunciar la corrupción de funcionarios públicos. “Esto ha implicado amenazas de muerte para personal de la radio, han golpeado a una de nuestras periodistas y algunos trabajadores han sido vigilados por ‘fuerzas oscuras'”.

Les llena de fuerza el apoyo total, en este caso como en otros, de los marianistas, sobre todo del P. Ralph Doorack Lober, que les ha acompañado desde el principio. La Compañía de María lleva 18 años en la región, y ésta es su primera emisora en el mundo. Para Óscar, “Chami Radio es un don de Dios y creemos que en esto se hacen presentes Jesús comunicador y nuestro fundador, el beato Chaminade“.

Lejos de vanagloriarse de todo lo conseguido, asumen diariamente las dificultades, principalmente, las económicas. “A pesar de que los marianistas nos dan algo, en este sitio de pobreza no hay empresas que inviertan en publicidad ni nada así. Estamos pensando en lanzar una campaña del tipo ‘La recolección de un dólar'”. La lucha la valen los 200.000 oyentes que tiene Chami Radio y su papel modélico en la sociedad, avalado por varios premios nacionales y por su pertenencia a diversas organizaciones radiofónicas del continente. “Hemos estado presentes en países como Venezuela, Paraguay, Ecuador, Colombia y otros espacios de discusión eclesial y social. Allí ponemos nuestro granito de arena”, añade Óscar.

“¡Soy una líder!”

Maiby Renné Aguilar personifica la transformación social que ‘Chami Radio’ pretende en las comunidades. A sus 27 años, entró en la radio después de un período de formación en el que tuvo que superar sus complejos y sus miedos: “Yo era tímida y callada, características de la mujer de la sierra, especialmente de la zona rural”. Apenas había salido nunca de Otuzco cuando la emisora la envió a Asunción (Paraguay) para un encuentro de jóvenes comunicadores, en un viaje de una semana en la que no dejaron de mezclarse el miedo y la alegría. Empezó como recepcionista, pero Maiby es ahora asistente de dirección, estudia Administración en la universidad y tiene muchas perspectivas: “Ahora puedo decir que soy una mujer que toma decisiones acertadas, tengo criterio para realizar mi trabajo diario, participo socialmente y argumento mejor mis opiniones. Soy una mujer empoderada, católica convencida y ambiciosa. ¡Soy una líder!”.

Actualizado
13/06/2008
Compartir