El arte de las selvas amazónicas

Piezas precolombinas

(J. C. R.) La colección 100 años de Misión, con la que el Secretariado de Misiones “Selvas Amazónicas” ha inaugurado su museo en Madrid (c/ Claudio Coello, 141, 4ª planta), exhibe una gran muestra de piezas precolombinas del valle de Lambayeque, así como fotografías y objetos cotidianos y rituales de las etnias harakmbut, yine, machiguenga y arahuaca al norte de Cusco, en torno al curso del río Urubamba, precursor del Amazonas.

La exposición, de carácter permanente, nace como recuerdo y reconocimiento de “todos los dominicos, dominicas y seglares” que participaron en los trabajos misioneros que vienen desarrollando en los últimos 100 años en el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, en Perú. “Es una exposición homenaje a nuestros misioneros, que en estos 100 años han sembrado el Evangelio entre estas culturas amazónicas”, explica Francisco L. de Faragó, director del secretariado de  Misiones “Selvas amazónicas”.

La muestra arranca con una pequeña selección de objetos pertenecientes a distintas culturas prehispánicas de la costa norte del Perú en torno a Lambayeque, lugar en el que se descubrió en 1987 la tumba del Señor de Sipán. Son testimonios de las culturas Chavín, desparecida misteriosamente el año 300 antes de Cristo, y las posteriores Moche y Chimú, que se desarrollaron fundamentalmente entre el año 100 y el 700 d. C.

Así se pueden ver piezas de cerámicas y huesos tallados de origen chavín o vasijas  policromadas mochicas de gran valor, con más de 1.500 años de antigüedad. “Su cerámica es la más importante y hermosa de todas las culturas peruanas”, explica José Luis Izquieta Etulain, profesor de Antropología Social de la Universidad de Valladolid, que ha participado en la muestra. Los Moche se distinguieron por vasijas de formas escultóricas de singular realismo: animales, seres mitológicos y diversas escenas de la vida cotidiana.

Los Chimú también crearon vasijas zoomorfas, aunque de menor calidad escultórica, que también se pueden apreciar en Madrid, junto a otras cerámicas de la cultura Sican, de posterior asentamiento en le valle del Lambayeque, entre 700 y 1300 d. C. De ella hay vasijas en forma de pie o de doble cuerpo representando a un sacerdote. Pero estos pueblos dominaron también los metales: oro, plata y cobre, de ese arte hay muestras de collares elaborados también con piedras semipreciosas.

Junto a estos rastros prehispánicos, 100 años de Misión se completa con piezas contemporáneas de los harakmbut, yine, machiguenga y arahuaca: tocados, vestimentas, collares, flautas, tinajas, hachas, flechas y lanzas de guerra.

Actualizado
06/06/2008
Compartir