Madre Teresa sufrió una “prueba de amor” a Dios

El autor del libro ‘Ven, sé mi luz’ también revela que fue exorcizada

(Victoria Lara) Tras la serena mirada de Madre Teresa de Calcuta, una mujer siempre sonriente y dispuesta a darlo todo por los más pobres, se escondía la “oscuridad”, el sufrimiento interior de una mujer que no se sentía querida por Dios. La publicación de un libro con las cartas que durante más de 60 años envió a un reducido círculo de confidentes ha revelado que la madre Teresa sufrió una auténtica “prueba de amor” a Dios, es decir, no se sentía querida por Él y llegó incluso a dudar de su existencia: “Siento que Dios no me quiere, que Dios no es Dios y que él verdaderamente no existe”, escribió la religiosa.

El artífice de Ven, sé mi luz (Planeta Testimonio) es el Padre Brian Kolodiejchuk, MC, postulador para la causa de canonización de Madre Teresa de Calcuta, con la que trabajó durante 20 años. Él ha sido el encargado de recopilar las cartas -que la propia Madre Teresa pidió que fueran quemadas- y de escribir los comentarios. Kolodiejchuk justifica la decisión de publicarlas: “Espero que muchos se inspiren con la manera heroica en que la Madre Teresa vivió su misión  de ‘encender la luz de aquellos que estaban en la oscuridad’ y la vivan de acuerdo con su propia vocación y posibilidades. En esos lugares de nuestros corazones donde todavía persiste la oscuridad, que una luz resplandezca mediante su ejemplo, su amor y ahora también su intersección desde el cielo”, afirma.

El Padre Brian, que presentó el libro en Madrid ante un grupo de periodistas, se resiste a hablar de ‘crisis’ y prefiere definirlo como ‘prueba’. “Ella quería amar a Dios con todo su corazón, como nunca había amado antes”, explica el autor, quien asegura que lo que diferencia el caso de Madre Teresa de otros similares, como el de Santa Teresita del Niño Jesús, es que, lo que atravesó esta última “fue una crisis de fe”. Finalmente, la religiosa de Calcuta llegó a entender su sufrimiento como “una parte del sufrimiento de Jesús en la Tierra”, llegando a decir que había aprendido a “amar la oscuridad”.

Exorcismo

Por otra parte, el postulador para la causa de canonización de Madre Teresa reveló que en una ocasión fue exorcizada, en el año 1996, pero no por haber sido poseída, sino porque “se pensaba que el diablo podría esta intentando atacarla desde fuera”. Según explicó el Padre Brian, durante un ingreso en el hospital, los médicos la notaron muy inquieta y el arzobispo de Calcuta, que casualmente también se encontraba hospitalizado, mandó que le enviaran un sacerdote para que hiciera un exorcismo.

Quienes tuvieron acceso a las cartas que ahora ven la luz aseguran que a pesar de la “oscuridad” interior que la hacía sufrir, Madre Teresa eligió “vivir con alegría”. De ahí que el recuerdo que el mundo conserva de Madre Teresa, sea el de una mujer que siempre sonreía. “Tenía la alegría de hacer lo que Dios le pedía, pero sufría porque no podía sentir el amor”, explica el Padre Brian. En cuanto a la fecha de su canonización, aún se desconoce, pues los postuladores de la causa tienen pendiente confirmar la autoría de algún milagro por intersección de Madre Teresa.

Actualizado
05/06/2008
Compartir