Luisa Orlando: “Miramos siempre a la persona con mayúsculas”

Directora de Recursos Humanos y Organización del Grupo SM

(Victoria Lara– Foto: Javier Calbet) Cree en el valor de su trabajo y en el camino que ha elegido para su vida, eso se nota con sólo mirarla a los ojos, pues Luisa Orlando es una mujer que transmite una serenidad y una paz inmensas. Esta guipuzcoana de 42 años ocupa un cargo de responsabilidad en un importante grupo empresarial, como es SM, pero no renuncia al placer que para ella supone poder disponer de tiempo para estar con sus tres hijos y su marido.

De esa filosofía ha impregnado el último programa de conciliación laboral y familiar que el equipo de Recursos Humanos del grupo –que ella dirige- presentó con el nombre “Somos Más”.

“Miramos siempre a la persona con mayúsculas y no solo al profesional”, asegura Luisa Orlando, quien además está convencida de que la posibilidad de compatibilizar ambas parcelas –la personal y la laboral– es fundamental para poder retener a los mejores profesionales en la empresa. Parece que no estaba equivocada, pues recientemente ha sido galardonada con el Premio Hudson-Infoempleo al Director de Recursos Humanos “por la puesta en marcha del mejor proyecto de retención de talento en 2007”. Para ella, este reconocimiento supone un estímulo: “Es un elemento de motivación y comunicación que nos invita a todos a innovar y a compartir nuevos enfoques y miradas”.

“Somos Más” es sólo un eje del plan de retención de talento del Grupo SM y supone una mejora de la calidad de vida de los trabajadores, con iniciativas como dos semanas más de permiso de maternidad, reducción de jornada por cuidado de familiares con reserva de puesto, la posibilidad de comprar vacaciones, horas libres de cumpleaños, fisioterapia y descuentos en distintos servicios, entre otras propuestas. Su propia experiencia como madre y profesional le ha servido, al igual que al resto del equipo de Recursos Humanos, a la hora de elaborar el programa. “Lo que creo que sí es un elemento diferenciador del proyecto es que no ha costado nada ‘venderlo’ a la Dirección, porque nace de ella y ha sido recibido con felicitaciones por parte de todo el equipo de directores”.

Pero la iniciativa no pretende quedarse ahí, la idea es “tener un proyecto vivo que seguirá creciendo con las propuestas que nos vayan transmitiendo los profesionales del Grupo”, explica Orlando. Asegura que predica con el ejemplo en la conciliación laboral y familiar: “me siento muy afortunada, porque tengo una gran suerte de poder disfrutar de mi ámbito profesional en una posición muy retadora, pero a su vez, me permite estar también con mi familia, porque dispongo de un apoyo muy importante y porque la organización nos ayuda”.

Doctrina social

Los valores cristianos forman parte de la identidad del Grupo SM y, según la directora de RRHH, son la fuente de inspiración de todos sus directivos y profesionales. En este sentido, anota algo más, y es cómo teniendo la Doctrina Social de la Iglesia como algo fundamental, el Grupo se sitúa en un complicado mercado globalizado en el que no es fácil trabajar entre dos frentes: por un lado la competitividad del mercado y por otro lado, siendo fieles a los principios de esa Doctrina Social. Un acento especial es cómo en Latinoamérica –donde trabaja más de la mitad del personal de SM– se ha hecho una apuesta clara de evangelización desde el mundo empresarial en zonas más desfavorecidas.

“En muchas organizaciones los profesionales se sienten un número más, una pieza útil en un gran motor… En el Grupo SM, todos los directivos, junto al equipo de RRHH, saben que su principal responsabilidad es desarrollar personas en el Humanismo cristiano más puro”, añade. Y precisamente con el nombre “Personas”, el Grupo lanzará otro nuevo proyecto en septiembre de 2008 desarrollado por su departamento y que resume así: “un profesional que forma parte del Grupo SM en España será evaluado y trabajará su plan de desarrollo de la misma manera que un profesional que está en México o en Brasil”.

Desde que asumió el cargo, hace tres años, uno de sus principales retos ha sido el del servicio, y se siente muy satisfecha de los resultados.

En esencia:

Una película: Doctor Zhivago, de David Lean.

Un Libro: Oscar y Mamie Rose, de Eric Emmanuel Schmitt.

Una canción: Rien de Rien de Edith Piaf.

Un deporte: dos, el esquí y el submarinismo.

Un rincón del mundo: Cala Manrique, en Menorca.

Un recuerdo de la infancia: los domingos con mis primos (éramos más de 30) en Villa Pirineos, en San Sebastián.

Una aspiración: sembrar en mi pequeña parcela de influencia energía positiva comprometida con hacer un mundo mejor.

Un deseo frustrado: estudiar mi carrera fuera de España.

Una persona: todos aquellos que entregan su vida en proyectos sociales.

La última alegría: la sonrisa de mis hijos cuando llegué ayer a casa.

La mayor tristeza: la enfermedad de un familiar.

Un sueño: líderes políticos y económicos de todo el mundo comprometidos con un proyecto de paz y desarrollo social.

Un regalo: un viaje.

Un valor: la generosidad.

Me gustaría que me recordasen por: más que “por” es “con” cariño.

Actualizado
23/05/2008
Compartir