‘No todas las confesiones contribuyen igual al bien social’

(F. N. C.) El debate sobre la reforma anunciada por el Gobierno socialista de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, vigente desde  el año 1980 (ver más información aquí) ha llegado también hasta las aulas de la Universidad de Navarra. Allí, el pasado día 20, abundó en la cuestión el presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, Francesco Coccopalmerio, quien señaló que “la libertad religiosa se respeta cuando a cada confesión se le da lo que necesita para su desarrollo social y cuando esto se hace teniendo presente la historia e identidad de cada país”.

En este sentido, el sustituto del cardenal español Julián Herranz en dicho organismo vaticano, señaló asimismo que “no todas las confesiones religiosas, por ejemplo, contribuyen igual al bien social en España: en el orden asistencial, de la educación, de los jóvenes, y, lógicamente, del servicio religioso”.

Monseñor Coccopalmerio, que participaba en una jornada académica en homenaje del canonista Eloy Tejero, se refirió igualmente a las relaciones entre la Iglesia y el Estado, indicando que “hay muchos temas que interesan a ambos, como la familia, la enseñanza, la cultura de la vida, etc., y en los que deben trabajar con sentido de colaboración para el bien de la sociedad”. “Los problemas –añadió– surgen cuando por razones de ideología se trata de neutralizar la acción de la Iglesia, y cuando no se da por bueno su influjo para el bien de la sociedad”.

 

 

Actualizado
23/05/2008
Compartir