Osma-Soria ya cuenta con nuevo obispo

El palentino Gerardo Melgar tomará posesión de la diócesis el 6 de julio

(José Lorenzo) Con ilusión y entusiasmo, no exento del temor que impone la nueva responsabilidad, ha acogido el sacerdote palentino Gerardo Melgar (Cervatos de la Cueza, 1948) su nombramiento, hecho público el pasado día 1 de mayo, como nuevo obispo de la sede castellana de Osma-Soria, vacante tras el nombramiento de Vicente Jiménez Zamora como nuevo titular de Santander, en julio de 2007.

Las más de tres décadas de ministerio sacerdotal de Melgar han estado estrechamente ligadas a su diócesis de Palencia, en donde desempeñaba en la actualidad el cargo de vicario general tras su nombramiento por Rafael Palmero, en agosto de 2005, y su posterior confirmación para el cargo, en septiembre de 2006, por el ahora titular de la sede, José Ignacio Munilla.

Tras su ordenación sacerdotal se trasladó a Roma, a estudiar en la Universidad Gregoriana, en donde obtuvo la licenciatura en Teología. De vuelta a su tierra, ocuparía diversos cargos pastorales, entre ellos, el de rector del Seminario Menor.

Fue en el desempeño de su actividad como vicario de pastoral donde el entonces obispo Ricardo Blázquez reparó en sus capacidades, según apuntan fuentes que conocen al nuevo prelado, y que destacan de él, como aspecto muy positivo, el que “es muy normal”.“Cercano, abierto y buen compañero va a encajar muy bien entre las gentes de Osma-Soria”, según señalan las mismas fuentes a Vida Nueva.

Esa preocupación por los compañeros le ha llevado a afirmar, en declaraciones recogidas por Diario Palentino, que “la Iglesia debe valorar el trabajo de sus sacerdotes para que lo haga la sociedad”.

Como vicario general “ha sabido hacerlo muy bien, y con una transición [como administrador diocesano tras la marcha de Palmero y la llegada de Munilla] que no ha sido fácil”, siendo el momento más crítico el que generó la decisión del prelado vasco de enviar a los seminaristas de la diócesis a cursar estudios a San Dámaso, en Madrid, en lugar de a la UPSA, institución que los acogía hasta entonces.

El próximo 6 de julio, Melgar llegará a la que ya considera su nueva diócesis para ser ordenado su obispo. Su lema: “Te basta mi gracia”. En la del Señor se abandona “para emprender esta nueva misión al pastoreo de esta su Iglesia con ilusión y entusiasmo”.

SIN NOTICIAS DEL CASTRENSE

Vacante desde hace casi un año, el Arzobispado Castrense sigue a la espera de que se nombre a su nuevo titular. La últimas noticias lo daban por hecho y firmado. Con nombre y apellidos. Sin embargo, al parecer, todo se ha paralizado. ¿Tienen algo que ver en ello las nuevas autoridades en el Ministerio de Defensa? ¿Querrán poner también firmes al arzobispo castrense? Ocupada en estos momentos la ministra Carme Chacón en otros menesteres más urgentes (aunque ese Ministerio no tiene voz en la propuesta de candidatos), las causas de la paralización del proceso estarían más bien en dilucidar plenamente a quién corresponde la designación formal en última instancia: a la Congregación de Obispos o a la Secretaría de Estado.

Actualizado
09/05/2008
Compartir