La Iglesia hondureña lamenta tanta violencia en las cárceles

(J. L. C.) ¿Hasta cuándo se demorará la aprobación de la Ley del Sistema Penitenciario? ¿Cuántos muertos son necesarios para un cambio? ¿De qué nos sirve construir nuevas cárceles manteniendo el mismo sistema? ¿Quién pone precio a la vida ajena? ¿Por qué hay armas en las cárceles? ¿Por qué seguimos tolerando la corrupción? Son las preguntas que se hace la Pastoral Penitenciaria de la diócesis hondureña de San Pedro Sula ante la muerte violenta de nueve reclusos en el penal sampedrano el pasado 26 de abril.

En un comunicado difundido al día siguiente, con la firma del obispo Ángel Garachana, la Iglesia local se duele por estas muertes y tantas otras, “víctimas de la espiral de violencia que nos envuelve”, y denuncia “la falta de voluntad política” para aplicarla Ley del Sistema Penitenciario, “las políticas de seguridad reduccionista que ofrece el Estado” y “la impunidad de la mayoría de los crímenes”.

Por todo ello, los firmantes solicitan al Estado que apruebe la citada ley, al Poder Judicial que aplique la justicia, y a todas las Iglesias –en especial a la católica–, “una pastoral de prevención y acogida que favorezca la integración familiar, la convivencia pacífica y el pleno desarrollo humano”.

Actualizado
30/04/2008
Compartir