Cuba conmuta penas capitales por cadenas perpetuas

(J. L. C.) El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha anunciado que todos los presos comunes condenados a muerte –a excepción de tres procesados por terrorismo– verán conmutada su pena por sentencias de 30 años de cárcel o cadena perpetua.

El mandatario comunicó esta medida –que no implica la supresión de la pena capital del Código Penal cubano– durante un discurso televisado, en el que también informó de que en 2009 tendrá lugar el primer Congreso del Partido Comunista en más de una década.

Aunque no hay cifras oficiales sobre el número de condenados a muerte en Cuba, grupos de derechos humanos de la isla estiman que podrían ser unos 40 ó 50. La última vez que se aplicó la pena capital en el país fue en abril de 2003.

La decisión de Raúl viene a sumarse a otras medidas económicas y sociales, como el aumento de las pensiones de los jubilados y el fin de una prohibición para poseer teléfonos móviles, anunciadas desde que asumió el poder tras la retirada de su hermano Fidel y que, según los analistas, anticipan la agenda política y económica de Cuba que deberá plantearse el próximo Congreso.

Actualizado
30/04/2008
Compartir