‘La verdad se ha resentido en los últimos decenios’

Los obispos piden a los medios, también a los de titularidad eclesial, una mayor apuesta por la ética

(M. Arrivi) “Pedimos a los operadores (empresarios, comunicadores, creativos y técnicos) de todos los medios de titularidad eclesial, pública y privada, así como a sus destinatarios, una mayor apuesta por la dimensión ética”. Haciéndose eco del mensaje de Benedicto XVI, Los medios: en la encrucijada entre protagonismo y servicio. Buscar la verdad para compartirla, la Comisión Episcopal de Medios aprovecha la 42ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, el 4 de mayo, para advertir sobre la necesidad de la infoética.

“La referencia a códigos éticos de comunicación, el autocontrol, la protección de la infancia y la juventud, y la educación mediática del público, así como un adecuado y justo control social, serán instrumentos importantes para esta tarea que siempre ha de tener como referencia la última verdad del hombre, criatura de Dios”, afirman.

Como se recoge en Los medios: instrumento de esperanza, dan a la educación un papel crucial para asegurar un “ejercicio adecuado de la comunicación y formación de un público crítico, maduro y responsable”, por lo que piden que la enseñanza de la ética y la deontología de la comunicación formen parte de los estudios de las facultades de comunicación, sobre todo si son de iniciativa o titularidad eclesial.

Los prelados constatan cómo “la verdad se ha resentido en estos últimos decenios a causa de la instrumentalización de las ideologías, de la sumisión a la dictadura del relativismo y al escepticismo del contexto cultural”. Por ello, avisan del peligro de que la comunicación pierda su carácter de “servicio”, en el que prima el respeto a la dignidad de la persona y la veracidad.

El mensaje concluye destacando el servicio que prestan los programas religiosos de TVEEl Día del Señor, Pueblo de Dios, Últimas preguntas y Testimonio– con motivo de su 25º aniversario de emisión, así como el de los demás espacios en los medios de titularidad pública. En este aspecto, recalcan que la presencia de la Iglesia en la programación “no es debido a ningún privilegio, sino al cumplimiento del derecho de acceso a los medios de titularidad pública de los grupos especialmente significativos”, reconocido en el Art. 20, 3 de la Constitución y desarrollado en el Acuerdo sobre Enseñanza y Asuntos Culturales (Art. 14).

Varios obispos se han sumado, a través de cartas pastorales, a esta jornada. El cardenal Carlos Amigo, arzobispo de Sevilla, introduce el concepto de la “caridad” para señalar que la información veraz no debe tener cortapisas.

Por su parte, Antonio Ceballos, obispo de Cádiz y Ceuta, recalca el papel determinante que los medios de comunicación tienen en el futuro ya que, según afirma el prelado, “pueden contribuir, deben ayudar, al verdadero desarrollo humano, intelectual, ético y cultural de la persona […]”.

Actualizado
30/04/2008
Compartir