El español Julio Parrilla, nuevo obispo de Loja (Ecuador)

El sacerdote de Adsis lleva en el país desde 1992

(J. M. C.) El papa Benedicto XVI nombró el pasado 18 de abril al gallego Julio Parrilla Díaz como nuevo obispo de la diócesis ecuatoriana de Loja, situada al sur del país, en la provincia eclesiástica de Cuenca.

Este orensano de 62 años sustituye al franciscano Hugolino Cerasuolo Stacey como pastor de una diócesis con más 11.000 km2 de extensión y una población superior al medio millón de personas, de las que casi el 95% de ellas son católicas.

Julio Parrilla, que es licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia Salesiana de Roma, en Filosofía y Letras por la Universidad de Valencia y en Teología, con especialidad en Catequética, por la Universidad Pontificia de Salamanca, recibió la ordenación sacerdotal en 1975. Cuatro años antes se había adscrito a la asociación privada de fieles, de derecho pontificio y carácter internacional ADSIS, un movimiento cristiano que se dedica a personas en situación de marginación, minorías étnicas e inmigrantes.

Tras haber sido párroco durante una década (1981-1991) de Santa Marta de Tormes, en Salamanca, en 1992 decide marchar a Ecuador como sacerdote fidei donum. A lo largo de su ministerio sacerdotal en este país latinoamericano, Julio Parrilla se hizo cargo de la parroquia de San Ignacio de Loyola, perteneciente a la diócesis de Puerto Viejo (de 1992 a 1993); también desarrolló las funciones de consejero general del Movimiento ADSIS (de 1992 a 1999) y juez del Tribunal de Apelación de la Conferencia Episcopal Ecuatorina (de 2000 a 2005). Hasta su nombramiento como nuevo obispo de Loja, presidía la Comisión de Pastoral Social de la arquidiócesis de Quito y la Fundación ADSIS en Ecuador.

La nueva diócesis que deberá pastorear Julio Parrilla cuenta con 163 sacerdotes, unos 400 religiosos y dos diáconos permanentes.

Actualizado
25/04/2008
Compartir