Llamamiento a las familias españolas para propiciar nuevas vocaciones

(V. Lara) A las familias especialmente, como parte de la comunidad cristiana, va dirigida la Carta Pastoral del obispo de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, con motivo de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, que el domingo 13 de abril llega a su XLV edición. El prelado subraya “la importancia de la familia en el despertar de las vocaciones”, aunque considera que “todos somos necesarios” en la tarea de la pastoral vocacional (el obispo y los presbíteros, las familias religiosas, las instituciones seculares, los educadores y los movimientos apostólicos).

A las familias, sin embargo, encomienda la tarea de “presentar la dimensión vocacional en todos los momentos y crear un clima adecuado para que los adolescentes y los jóvenes puedan sentir la voz de Dios”. Pero también se dirige a los propios jóvenes, a los que invita a abrir su corazón a la acción del Espíritu Santo: “Vale la pena dedicarse a la causa de Cristo, que quiere corazones valientes y decididos”, añade el obispo.

Ceballos recuerda en su Carta el origen y el significado de la Jornada Mundial (instituida en 1964 por el papa Pablo VI), que en este año 2008 lleva como lema Te necesito, y reproduce parte del Mensaje de Benedicto XVI con motivo de la Jornada. En dicho documento, el Papa elogia la labor de aquellos que han escogido vivir el Evangelio: “Con su oración continua y comunitaria, los religiosos de vida contemplativa interceden por toda la humanidad; los de vida activa, con su multiforme acción caritativa, dan a todos el testimonio vivo del amor y de la misericordia de Dios”. También se dirige el Santo Padre de forma directa a los sacerdotes, a través de los cuales “Jesús se hace presente entre los hombres de hoy hasta los confines últimos de la tierra”.

Actualizado
11/04/2008
Compartir