La Iglesia peruana muestra su rechazo al ‘divorcio rápido’

(Vida Nueva) La Conferencia Episcopal Peruana (CEP) se opone a la Ley del Divorcio Rápido. Así lo ponía de manifiesto a finales de marzo su presidente, Héctor Miguel Cabrejos, en un comunicado en el que rechaza la citada ley, aprobada en primera votación por el Congreso andino, al advertir que no “consolida o fortalece la familia, sino que la debilita y propicia su ruptura o separación”.

Tras señalar que la finalidad del matrimonio civil en Perú no es “sólo el nacimiento de derechos patrimoniales, que pasan a un segundo plano ante la importancia del nacimiento de una familia”, el arzobispo de Trujillo recuerda el compromiso del Estado de “fortalecer” la familia, según la Constitución, donde se “consagra la defensa de la persona como fin supremo del Estado”, y a la familia, como “ámbito natural” de su desarrollo y dignidad.

Cabrejos afirma que “el verdadero matrimonio no se basa sobre normas humanas cambiantes, sino sobre algo trascendente que es: ‘el amor conyugal’… la relación personal específica entre un hombre y una mujer que requiere entrega y donación recíproca durante toda la vida”. Todo un acto de “gran responsabilidad”, por lo que “se debe estar debidamente preparado teniendo en cuenta que ese matrimonio debe ser estable y duradero”.

Actualizado
11/04/2008
Compartir