Grupos de chavistas prosiguen su acoso al cardenal Urosa

Mientras tanto, el arzobispo de Caracas, representado para la ‘quema de Judas’, pide una Venezuela en paz

(Andrés Cañizález-Caracas) Seguidores del presidente Hugo Chávez, apostados en las inmediaciones de la Catedral de Caracas, representaron al cardenal Jorge Urosa para la popular ‘quema de Judas’, una práctica que tradicionalmente se efectúa cada Domingo de Resurrección y que suele tener como señalados a funcionarios del gobierno o problemas que afectan a los ciudadanos.

El inédito hecho ocurrió este pasado Viernes Santo, cuando las calles del centro de Caracas se encontraban sumamente concurridas para el recorrido por los siete templos, que cumplen muchos fieles católicos venezolanos. En la llamada por el chavismo ‘Esquina Caliente’, la esquina noreste de la Plaza Bolívar (realmente, esquina de Las Monjas) y diagonal a la Catedral de Caracas, seguidores del presidente Hugo Chávez colocaron de forma visible un muñeco de trapo vestido como sacerdote y con el cual intentaban representar al máximo prelado del país. Precisamente, este 24 de marzo se cumplieron dos años de la designación de Urosa como cardenal, el único con que cuenta Venezuela.

La representación del también arzobispo de Caracas generó malestar y polémica en un día de tradicional recogimiento. Algunos de los fieles que transitaron por el lugar, como lo reseñó el diario El Nacional, tildaron de “acto satánico” el hecho. Se generaron diversos altercados verbales, con ánimos caldeados, aunque sin mayores consecuencias. Sin embargo, esta iniciativa de seguidores del presidente empañó la jornada religiosa para muchos creyentes que transitaron por el céntrico lugar.

Para los creadores de la imagen, ellos ejercieron el derecho a expresarse. “Estamos en un país libre, podemos decir lo que queramos”, sostuvo uno de ellos. Otro intentó una crítica a la dirección eclesial: “Ha desaparecido el oro de las iglesias. Se lo roban. No podemos avalar la sinvergüenzura. Es que ni le echan una manita de pintura a los templos. Son unos ladrones”. Otro fue más lejos y aseveró que el cardenal Urosa “es un violador y un sádico”.

Decenas de fieles enfurecidos –en su mayoría mujeres– gritaban improperios contra los seguidores del presidente. “Es que ni siquiera respetan en Semana Santa. Esto es un acto satánico. Díganme dónde están los reales que se ha llevado su presidente”, se quejó una señora entrada en años que realizaba el recorrido por los siete templos.

Mientras que todo esto tenía lugar, a pocos metros, dentro de la Catedral de Caracas, el obispo auxiliar, Luis Armando Tineo, pronunciaba el tradicional Sermón de las Siete Palabras. Al contrario de otros mensajes de la Iglesia venezolana, en esta semana, en la que llamaron a la reconciliación y al reconocimiento de la diversidad política y social en el país, el mensaje de Tineo se centró en la familia y en los valores de la solidaridad familiar.

En lo que va de este año, el cardenal Jorge Urosa ha sido objeto de una cadena de improperios y agresiones. En las inmediaciones de la Catedral y de la sede de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), aún se mantienen grafitis que acusan de fascista al prelado. Fue agredido verbalmente, y luego unos exaltados del chavismo ingresaron al palacio arzobispal provocando daños y agrediendo a los presentes. Urosa ha sido enfático al pedir respeto del Gobierno y sus seguidores hacia la Iglesia. Al mismo tiempo, ha sostenido que tales hechos no harán retroceder a los obispos católicos en las denuncias que realizan.

Más acusaciones

Un hecho, también sin precedentes, se vivió a mediados de marzo. El ministro del Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín, aseveró públicamente que altos dignatarios de la Iglesia habían protegido al narcotraficante Hermágoras González, quien resultó detenido. El cardenal replicó y exigió pruebas de los señalamientos: “Esas afirmaciones deben ser corroboradas con pruebas”, dijo. “Mientras tanto, son simplemente rumores, y si hay alguien de la Iglesia que esté implicado en eso, esa persona debe ser sancionada”, ratificó Urosa.

En un mensaje al inicio de la Semana Santa, Urosa reiteró que el Gobierno de Hugo Chávez tiene un papel primordial para generar un clima de convivencia democrática en Venezuela: “Debemos buscar todo lo que nos una y evitar todo lo que nos divida. Rechazar el egoísmo y la indiferencia hacia los demás y buscar construir una sociedad de hermanos en la cual todos quepamos y podamos vivir en paz”.

Actualizado
31/03/2008
Compartir